Estudios Biblicos

5, septiembre 2008

LECCIÓN 13: LAS BUENAS NUEVAS DEL APOCALIPSIS

Archivado en: apocalipsis,justificacion — ptorresm @ 9:31 pm


INTRODUCCIÓN

La Biblia sostiene que “la paga del pecado es muerte”. Y siendo que todos somos pecadores, todos estamos bajo la pena de muerte. Al principio Dios estaba frente dos alternativas. Si quería que siguiéramos viviendo y no desapareciéramos, tenía que quitar de nosotros la pena de muerte, o quitar de nosotros el pecado. Pero Dios no podía simplemente cancelar la pena de muerte, porque eso hubiese significado aceptarnos a nosotros y excusar el pecado. Esto era imposible siendo que el pecado no puede coexistir con la santidad de Dios. Podría haber quitado el pecado, permitiendo no solamente que la pena de muerte siguiera reclamando sus víctimas, sino que eso hubiera significado eliminar la raza humana. Y el Señor no podía resistir la idea de enfrentar la eternidad sin tenernos con él. Por esta razón, Dios declinó estas dos alternativas, escogiendo una tercera. Y la solución que nos propuso es sorprendente para la mente humana. La solución es eliminar las dos cosas: el pecado, y la pena de muerte y, ¡en este proceso nos salva para sí! Esta solución era posible solamente introduciendo un nuevo elemento en nuestra situación, a su único Hijo, Jesús. En una medida sorprendente y sin precedente, Dios envió a su único Hijo, Cristo Jesús, a este mundo enfermo, y puso sobre él nuestros pecados y la pena de muerte, y de esa manera ¡nos libertó del poder del pecado y de la muerte!

Este plan se llama, en Apocalipsis 14:6, el “evangelio eterno”. “Evangelio” significa “buenas nuevas”, y para nosotros, los pecadores, son ¡buenas nuevas en verdad!. Estudiemos los detalles vitales de este arreglo divino, de manera que podamos apreciarlo mejor. “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo”.

EL PROBLEMA DEL HOMBRE

1. ¿Cuántos, dice la Biblia, tenemos el problema del pecado? Romanos 3:23.
“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.”

2. ¿Cómo ve Dios nuestra condición de pecadores? Isaías 1:2-6.
“Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. !Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.”

3. Siendo que todos somos pecadores, ¿qué nos sucederá? Romanos 6:23.
“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

EL PROBLEMA DE DIOS

4. ¿Qué cosa no permitirá Dios que nos suceda? 2 Pedro 3:9.
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

5. ¿En qué cosa no se complace Dios? Ezequiel 33:11.
“Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?”

El Señor tiene que destruir el pecado. Su justicia lo demanda. En este proceso de destruir al pecado, tendría que destruir al pecador, pero su amor no le permitiría hacer tal cosa. Así que, ¿cómo podría Dios destruir el pecado sin destruir al pecador? Este era el problema con el cual se encontraba Dios. El Señor encontró una sola solución para este caso.

LA PARTE DE DIOS EN LA SOLUCIÓN

6. ¿Quién se unió con Dios en el esfuerzo de salvar al mundo? Juan 3:16.
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

7. ¿Qué significó para nosotros, que Jesús derramase su sangre? Apocalipsis 1:5.
“y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”

8. ¿Cómo está simbolizado Jesús en Apocalipsis? Apocalipsis 5:6.
“Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.”

9. ¿Qué beneficio recibe la raza humana con la muerte de Jesús? Apocalipsis 5:9.
“Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.”

10. Y, ¿qué beneficios recibió Jesús por haber muerto? Apocalipsis 5:11-13.
“Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.”

11. “Qué clase de nombre recibió Jesús, por haber estado dispuesto a morir por los pecadores? Filipenses 2:8-11.
“Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

Por haberse presentado como sacrificio por los pecadores, Jesús asumió una nueva posición de honor y gloria, nunca pensada ni soñada antes. Todo el universo mira a Jesús desde una nueva perspectiva. Su posición, en los afectos y corazones de los habitantes del universo, fue tremendamente glorificada y exaltada. Especialmente en la mente de la raza humana que ha sido redimida.

12. ¿Qué dos seres efectuaron la salvación de la raza humana? Apocalipsis 7:9-10.
“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.”

13. ¿Desde cuándo entró en efecto el plan de salvación? Apocalipsis 13:8.
“Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.”

Los creyentes del tiempo del Antiguo Testamento caen dentro de esta provisión. Ellos no fueron salvos por sus buenas obras, porque vivieran astas del tiempo de la cruz, como enseñan algunos. En Apocalipsis todos los redimidos se unen en alabanza al Cordero, que fue muerto por ellos “desde la fundación del mundo.”

LA PARTE DEL HOMBRE EN ESTA SOLUCIÓN

14. ¿Los pecados de quienes quita la muerte de Jesús? 1 Juan 2:1, 2.
“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

15. ¿Cuántos, en el universo, fueron beneficiados por la muerte de Cristo en la cruz? Romanos 5:18.
“Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.”

Toda la humanidad se benefició por este sacrificio. Toda la raza humana fue absorbida en el Calvario. Cada iniquidad, cada culpa, todo desdichado enemigo de Dios, fue recipiente del resultado de la muerte de Cristo. Aunque parezca extraño, la Biblia es muy clara al enseñarnos que muchos, muchos se perderán finalmente. ¿Por qué? La palabra clave en este texto nos explica por qué: “vino la gracia”. Lo que pasó en el Calvario, es parecido a la proclamación de la emancipación de los esclavos, del tiempo de Abraham Lincoln. En esa ocasión, todos los esclavos oficialmente quedaban libres, pero no todos ellos fueron libertados. Aquellos que no quisieron la libertad, o que no creyeron que esta libertad era posible, continuaron en la esclavitud, a pesar de que su libertad había sido comprada, con la vida y la sangre de miles de soldados en el campo de batalla. De esa manera podemos ver que, aunque los esclavos no tenían que hacer nada para comprar su libertad, nunca llegó a ser una realidad, a menos que ellos se levantasen, e hicieran por ellos mismos su parte. Tenían que creer y aceptarla.

16. ¿Qué trae la gracia de salvación que Dios ofrece al pecador? Efesios 2:8.
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”

17. ¿Qué hace la fe? Gálatas 5:6.
“Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.”

18. ¿Qué debe tener la fe salvadora? Santiago 2:14-17.
“Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.”

Santiago es bien claro al presentarnos que “la fe sin obras es muerta”. Si aquello que hemos aceptado por fe, no tiene ningún efecto en nuestras vidas, nuestra fe está muerta. No puede mantenerse viva por sí sola, sin que esté acompañada de buenas obras. Es la fe, y no las buenas obras, lo que hace que Dios nos dé salvación. Y también es verdad que nadie puede salvarse sin que haya habido un cambio, para mejoría, de sus obras. La razón es que la fe puede causar la salvación, y que nuestras obras malas pueden hacer que nos perdamos.

19. ¿Cómo se describe a los santos en los últimos días, que serán salvos indicando que tendrán las dos cosas: fe y buenas obras? Apocalipsis 14:12.
“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”

20. ¿Qué pide Jesús a todo hombre? Apocalipsis 3:20.
“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Jesús tiene mucho que ofrecerle a usted, y es casi una tentación para Él forzar su entrada a su corazón. ¡Pero ni aun Dios puede obligarlo a aceptar su gracia gratuita! Él quiere que usted haga la decisión. ¿Quiere usted invitarle a entrar a su corazón ahora? Él tiene el regalo de salvación en sus manos. Nada traería tanto gozo a su corazón, como ver que usted cree y extiende su mano para aceptar su gran plan de salvación.

——–

Estudio anterior: Lección 12: ¿Es el domingo el día del Señor?.

Siguiente estudio: Lección 14: El Pueblo de Dios en Apocalipsis.

Volver al índice.

——–

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

28, mayo 2008

Lección 7: Lo que la Biblia enseña acerca de la Salvación

Archivado en: justificacion,La Fe — ptorresm @ 2:33 pm

TERRIBLES CONSECUENCIAS DEL PECADO
1. ¿Cuál es la consecuencia final del pecado? Romanos 5:12
__________________________________________________
2. ¿Puede el hombre resolver el problema del pecado? Jeremías 2:22
__________________________________________________

JESUS SALVA AL PECADOR
3. ¿Qué provisión hizo Dios para salvar al hombre? Juan 3:16
__________________________________________________
4. ¿Cómo describió Jesús su misión? Lucas 19:10
__________________________________________________
5. ¿Cometió Jesús algún pecado ? Hebreos 4:15
__________________________________________________
6. ¿Cómo pagó Jesús la deuda del hombre? Isaías 53:3-7
__________________________________________________
7. ¿Qué acto aseguró nuestra salvación? 1 Corintios 15:20-22
__________________________________________________

¿QUE DEBO HACER?
1.- Creer en Jesús Hechos 16:30-31
2.- Aceptarlo como único Salvador . Hechos 4:12
3.- Abrirle la puerta de mi corazón Apocalipsis 3:20

MI RESOLUCION
Creo que Jesús murió por mi. Lo acepto como mi único Salvador.
Le entrego mi vida y mi corazón

Firma:____________________________________________________
Acepto

Fecha:____________ Instructor:____________________Calificación:____________

ESTUDIO ADICIONAL • Lección 7

 El pecado y sus terribles consecuencias. Todos los seres humanos han pecado (1 Juan 1:8). El pecador queda bajo la servidumbre de Satanás (2 Pedro 2:19). La suerte final del pecador es la muerte (Romanos:6:23). El pecador no puede hacer nada por sí mismo para salvarse (Jeremías 2:22). Un plan de amor. El plan de salvar al hombre por Cristo fue concebido desde la eternidad (2 Timoteo 1:9; Efesios 3:8,9).

 Jesús es el único Salvador. El apóstol Pedro declaró que Jesús es el único Salvador (Hechos 4:12). ¿Cómo nos salvó Jesús? Veamos siete actos redentores: 1. Encarnación. Jesús siendo Dios se hizo hombre (Juan 1:14 Gálatas 4:4; Hebreos 2:14). 2. Vida sin pecado (Hebreos 4:14-16;1 Juan 3:5; 1 Pedro 2:22).3. Muerte vicaria (1 Pedro 2:24,1 Timoteo 1:15; Romanos 5:8). 4. Resurrección (Romanos 4:25; 1 Corintios 15:13,14). 5. Ascensión a los cielos (1 Timoteo 3:16). 6. Intercesión (1 Timoteo 2:5, Hebreos 7:25). 7. Advenimiento (Hebreos 9:28).

Somos salvados por gracia. La salvación es concedida en forma gratuita (Romanos 3:24; Efesios 2:8). Para obtener la salvación hay que creer en Jesús (Hechos 16:30,31 Hebreos 4:16).

EL PLAN DE SALVACION
Si un niño cae en un precipicio, su padre seguramente hará todo lo posible por sacarlo. Si el niño es raptado, su padre pagará cualquier suma por rescatarlo. Si está enfermo, contratará el mayor médico y comprará todas las medicinas. Dios perdió a sus hijos. Estos cayeron en el abismo del pecado. Fueron raptados por Satanás. Quedaron enfermos por el pecado. Pero Dios, como un buen padre, tomó las medidas para salvarlos. La redención de la humanidad costó nada menos que la sangre preciosa de Jesús (1 Pedro 1:18,19). El Plan de salvar al hombre, es un plan de amor (Juan 3:16). Consistía en que Dios daba a su Hijo (Juan 3:16), el Hijo venía a buscar lo que se había perdido (Lucas 19:10), y daba su vida como precio del rescate por el pecador (1 Timoteo 2:6).

JESUS SALVADOR, UNICO Y SUFICIENTE
Si estamos enfermos podemos elegir cualquier médico, incluso cambiar de facultativo. En la enfermedad del pecado sólo hay un médico que puede salvarnos: Cristo. “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre [fuera de Cristo] bajo el cielo, dada a Los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4:12).

SOMOS SALVADOS GRATUITAMENTE POR LA GRACIA DE DIOS
Ningún tesoro podría pagar el don inefable de la salvación. Por eso Dios concede la salvación gratuitamente. “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7) “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2: 8). Pero debemos creer en Jesús y tener fe en su poder para salvarnos (Hechos 16:31; Romanos 5:1). No quedará raíz ni rama del pecado (Malaquias 4:1). La tierra será purificada (2 Pedro 3:10). Todas las cosas serán renovadas (Apocalipsis 21:5). La maldición y el pecado no tendrán más lugar (Apoc. 22:3).

CITAS SOBRE LA SALVACION
“Creemos fielmente que el Padre amó tanto al mundo que le entregó su propio Hijo para salvarlo. Por medio de ese mismo Hijo, nos libró de los lazos del pecado… a fin de que pudiésemos ser llamados hijos de Dios, y serlo realmente”. “Pues solamente Cristo es el mediador y el camino de salvación” (Los Documentos del Concilio Vaticano II, pág. 23).
“El corazón de Dios suspira por sus hijos terrenales con un amor más fuerte que la muerte. Al dar a su Hijo, nos ha vertido todo el cielo en un don. La vida, la muerte y la intercesión del Salvador, el ministerio de los ángeles, las súplicas del Espíritu Santo, el Padre que obra sobre y por todo, el interés incesante de los seres celestiales, todos movilizados en favor de la redención del hombre”.
(E. G. de White, El camino a Cristo, pág. 19).

——–

Estudio anterior: 6. Lo que la Biblia enseña acerca del origen del pecado.

Siguiente lección: 8. Lo que la Biblia enseña acerca del perdón de pecados.

Volver al índice.

——–

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

13, noviembre 2007

3.1 PROFUNDIZANDO MÁS: UNA ADOPCIÓN FABULOSA

Archivado en: justificacion,La Fe — ptorresm @ 11:29 pm

INTRODUCCIÓN

Lectura bíblica: Lucas 15:11-32.

María acababa de llegar a América a bordo de un enorme avión de línea regular. Junto con otros cientos de pasajeros, ella había recorrido los pasillos del aeropuerto de los Ángeles, preparándose para enfrentar una nueva vida en tierra extraña. Para poder llegar a ser una enfermera acreditada, María tenía que conseguir su documentación de ciudadanía. “¿Jura renunciar su fidelidad a todos los demás reyes, potestades, naciones, o gobiernos?”, preguntó el oficial. Finalmente llegó el día cuando, junto con otros veinte inmigrantes, María estaba de pie delante del juez, para recibir el documento que la hacía ciudadana de los Estados Unidos, con el derecho de disfrutar de todos los beneficios que este país puede ofrecer.

Hoy vamos a aprender cómo ser ciudadanos del reino de los cielos y estar autorizados a participar de todos los beneficios que éste ofrece.

1. LOS PAPELES DE ADOPCIÓN.

1. ¿Qué dijo Jesús que era necesario para participar del reino de Dios? Juan 3:3 ________________________________________

2. ¿Qué pregunta formuló Nicodemo de inmediato? (versículo 4)
________________________________________

Los convertidos del paganismo a la fe judía, eran a menudo comparados con un niño nacido de nuevo, por eso Nicodemo tuvo que darse cuenta de que Cristo estaba hablando en un sentido espiritual. ¿Porqué entonces parecía tan sorprendido? Como israelitas por nacimiento, los judíos se consideraban a sí mismos automáticamente ciudadanos del reino de Dios, y no sentían necesidad alguna de ningún cambio. Irritado por esta familiar ilustración que Cristo había hecho, el orgullo del fariseo luchaba contra su honesto deseo de saber la verdad.

3. ¿Mediante qué poder nace uno de nuevo? (Versículos 5-8; lea también Romanos 8:14)
________________________________________
________________________________________

Escuche la brisa que pasa a través de las ramas de los árboles. La puede escuchar, pero ¿la ha visto alguna vez? Así sucede con el trabajo del Espíritu Santo en el corazón. Mientras el Espíritu de Dios entra en el corazón humano, la vida en sí misma es transformada.

Pensamientos pecaminosos y malas acciones son vencidos, y el amor gozo y paz toma el lugar de la ira, celos y contiendas. Nadie puede ver la mano que levanta la carga, o detecta la luz cuando desciende de lo alto, pero la bendición no es menos real. Al rendirse el alma a Dios por Fe, este poder que ningún ojo humano puede ver está creando realmente un nuevo ser, un nuevo corazón.

4. ¿Qué más hace el Espíritu Santo? Romanos 5:5
________________________________________
________________________________________

5. ¿Cómo describe Pablo a la persona nacida de nuevo? 2ª Corintios 5:17
________________________________________

6. ¿Qué es lo que hacen aquellos que han llegado a experimentar el milagro del nuevo nacimiento? 1ªJuan 3:1, 2
________________________________________
________________________________________

Sólo por adopción puede una persona cambiar de familia. Lo mismo se aplica a la vida espiritual. Sólo a través de “un nuevo nacimiento”, puede una pasar de la familia de Adán a la familia de Dios. Este nuevo nacimiento es la adopción cristiana en la nueva familia de Dios.

7. ¿Quién hizo posible que los hijos de Adán fuesen adoptados en la familia de Dios? Gálatas 4:4-7
________________________________________
________________________________________

2. EL COSTO DE LA ADOPCIÓN.

1. Por virtud de su adopción, ¿qué más llegan a ser los hijos de Dios? Gálatas 3:29 y 4:7
________________________________________
________________________________________

2. ¿Qué se les prometió a los herederos de Cristo? 1ªJuan 2:25
________________________________________

3. ¿Dónde está esa herencia ahora? 1ªPedro 1:4
________________________________________

4. ¿Cuál es el costo de llegar a ser hijos de Dios y ser acreditados para la vida eterna? Romanos 6:23
________________________________________

La salvación es un regalo a pesar de que Jesús diga que aquellos que la obtengan deban sacrificarlo “todo” (lea Lucas 14:33; Mateo 13:44-46). Jesús me amó hasta tal punto que si yo hubiese sido la única persona en la tierra que hubiese pecado, ¡habría muerto por mí solo! A cambio, Él me pide ponerlo en primer lugar en mi vida, por encima de cualquier otra persona o cosa.

El catorce de Noviembre de 1973, la princesa Ana Elisabeth Alicia Luisa se casó con el capitán Marco Antonio Pedro Felipe en la histórica abadía de Westminster en Londres. A pesar de que el capitán Felipe nació en un hogar común, llegó a ser un miembro pleno de la familia real. Él permanecía ahora en una nueva relación, el pasado fue puesto a un lado. Muchos probablemente se rieron mientras le escuchaban pronunciar que la dotaba con todos sus bienes materiales. ¡Qué podía él darle a ella! Aun así, él prometió dar lo poco que tenía a aquella con la que se había comprometido a permanecer toda su vida. Y ella, a cambio, le prometió su entera fortuna y bienes terrenales para suplir sus necesidades a través de los años venideros.

Lo mismo sucede en nuestra relación con nuestro Señor Jesús. Cuando llegamos a ser sus hijos adoptivos, todo lo que Él llega a ser es nuestro, y todo lo que tenemos y somos es suyo. Es la calidad de la relación lo que importa, no la cantidad o lo que tengamos que ofrecer. (Adaptado de “Todo lo que el Rey quiere es—” por Marjorie Collins, en Eternity magazine, 1974.)

5. ¿Cómo experimenta una persona el nuevo nacimiento? Juan 1:12, 13
________________________________________
________________________________________

6. ¿Cómo recibe uno a Jesús? Juan 3:16
________________________________________

Un obrero evangélico estaba hablando con una mujer, la cual dijo que quería creer en Jesús pero que no sabía cómo.

- “¿Desde cuándo es usted la Sra. de Smith?”, preguntó el obrero.
- “¿Porqué?”, replicó ella. “Desde que me casé con el Sr. Smith”.
- “¿Cómo llegó a ser usted la Sra. De Smith?”
- “Bueno, cuando el pastor dijo: ¿Quieres a este hombre como esposo?”
- “Usted dijo”, interrumpió el obrero, “ya veré, o eso espero, o lo pensaré”.
- “¡Por supuesto que no!”, exclamó ella. “Dije: Sí, quiero”.
- “Sra. Smith, Dios le está preguntando: ¿Quieres tomar a mi hijo como tu Salvador?”
- “¡Sí, quiero!”, exclamó con alivio. “¿Eso es todo? Qué tonta he sido de no haberlo hecho antes. Sí, acepto a Jesús como mi Salvador personal.”

La fe es un acto de la voluntad para recibir a Cristo. De cualquier modo, esto envuelve más que una mera creencia intelectual en Jesús como hijo de Dios y su muerte por nuestros pecados. La Biblia nos cuenta que los demonios creen en Dios y tiemblan (Santiago 2:19). ¡Bien pueden temblar, porque quién conoce mejor que Satanás la realidad de Dios y la certeza de su castigo!
Pablo dijo: “Porque por gracia sois todos salvos, a través de la fe, y esto no es de vosotros, sino un regalo de Dios” (Efesios 2:8). “Fe… es una palabra que usamos para describir una relación con Dios como con una persona bien conocida. Cuanto mejor lo conocemos, mejor puede funcionar esta relación. Fe implica una actitud de amor, confianza y profunda admiración hacia Dios. Significa tener suficiente confianza en Él, basada en algo más que evidencias reveladas. Confianza que lleva a la voluntad de aceptar cualquier cosa que Él diga, lo que él ofrezca, y cumplir cualquier cosa que Él desee (sin reservas) por el resto de la Eternidad. Cualquiera que tenga esta clase de fe se asegura perfectamente la salvación. La fe es el único requisito para el cielo” (¿Se puede confiar en Dios? Por A. Graham Maxwell, pág. 46).

7. Cuando la multitud preguntó a Pedro qué tenían que hacer, ¿qué respondió? Hechos 3:19 y 2:38
________________________________________

El arrepentimiento conlleva un genuino pesar por parte del pecador, porque su pecado crucificó al Hijo de Dios. Cuando él se dé cuenta de esto, retornará de sus pecados para seguir al salvador.

3. LOS PRIVILEGIOS DE LA ADOPCIÓN.

1. ¿Qué seguridad nos da Dios de que nuestros pecados serán perdonados? 1ª Juan 1:9
________________________________________

2. ¿Cuán completo es el perdón de Dios? Isaías 1:18
________________________________________

Por ser mi sustituto y morir en mi lugar, Jesús ganó el derecho de perdonarme. En el momento en el que pongo mi confianza en Él y mi voluntad para creer lo que Él diga, para aceptar lo que ofrezca, y hacer lo que pida, experimento el nuevo nacimiento y llego a ser un miembro de su familia. Pablo llama a esto “justificación”. Eso quiere decir que Dios ahora me mira y me ve ¡como si nunca hubiera pecado! No es extraño que esto esté más allá de mi comprensión.

¿Cómo puede Él hacer esto? Porque allí en la cruz Dios puso tus pecados y mis pecados, y los pecados de todo hombre, mujer y niño, sobre su hijo (lea Isaías 53:6). Él permitió que Cristo muriese por esos pecados. Esto significa que Dios tuvo que tratar con Su propio Hijo como con un pecador, en lugar de hacerlo con nosotros. Y aceptando este sacrificio (este gran regalo) usted y yo somos libres.

3. ¿Qué clase de libertad nos justifica o nos da el nuevo nacimiento? Romanos 6:14, 15
________________________________________
________________________________________

La persona que viene hacia la Cruz, nace dentro de la familia real de Dios, tendrá un amor más profundo por Aquél que hizo esto posible. Tendrá un nuevo y más profundo respeto por la Ley de Dios y deseará poner sus propios pensamientos en armonía con los de su nuevo Padre. Pablo dice que tal persona “siempre estará intentando averiguar lo que complace al Señor” (Efesios 5:10), así como Jesús siempre hizo todas las cosas para complacer a su Padre (Juan 8:29). ¡Nunca olvide esto! El hombre que está realmente bajo la gracia nunca quiere volver a pecar.

UNA HISTORIA INTERESANTE.

Hace algunos años apareció el siguiente artículo en un periódico de California del Sur:

Un joven hombre que vivió en los estados del Oeste nunca hizo nada muy malo. Pero un día mientras jugaba a las cartas perdió el control. Tomando un revolver, disparó y mató a su oponente. Fue arrestado, juzgado y sentenciado a la horca.

A causa de la buena vida que él llevó previamente, sus familiares y amigos presentaron una petición de indulto. Pareció como si todo el mundo la quisiera firmar. No pasó mucho tiempo hasta que otros pueblos y ciudades supieron del asunto, y gente de casi todo el estado la firmaron.

Finalmente, fue llevada al gobernador, sucediendo que era cristiano. Lágrimas cayeron de sus ojos mientras miraba las enormes canastas llenas de peticiones. Decidió perdonar al joven hombre; así que, escribiendo una carta de perdón, la puso en su bolsillo. Vestido como sacerdote se dirigió a la prisión.


Mientras el gobernador se aproximaba a la celda de la muerte, el joven hombre saltó hacia los barrotes exclamando: ¡Lárgate de aquí, no te quiero ver! ¡Ya he tenido suficiente religión en casa y siete tipos de tu clase ya me han visitado!


El gobernador interrumpió: “Pero espera un momento joven, tengo algo para ti, déjame hablar contigo”.


Exclamó el joven muy enojado: “Escucha, si no te vas de aquí ahora mismo, llamaré al guarda para que te saque de aquí”.


El gobernador continuó: “Pero joven, tengo noticias para ti, de las mejores, ¿no quieres que te las cuente?”


El joven replicó: “Ya has oído lo que he dicho, y si no te vas inmediatamente llamaré a los guardias”.


La respuesta del gobernador fue: “Muy bien”. Y el gobernador se marchó con el corazón triste.


Unos momentos más tarde se acercó el guarda y le dijo: “Bueno joven, veo que has tenido la visita del gobernador”.


“¡¿Qué?!”, gritó el joven, “ese hombre vestido con el hábito de un clérigo ¿era el gobernador?”

El guarda replicó: “Era él, y tenía un perdón en su bolsillo para ti, pero tú no le quisiste escuchar”.

“Dame pluma, tinta y papel”, dijo el joven. Y sentándose escribió: “Querido gobernador, le debo una disculpa. Siento mucho el modo en que le traté…”


El gobernador recibió la carta y la puso boca abajo y escribió en la parte de atrás: “No estoy más interesado en este caso”.


Llegó el día de la muerte para este joven. Se le preguntó: “¿Quiere decir algo antes de morir?”


“Sí, díganle a los jóvenes de América que no voy a morir por mi crimen, no voy a morir porque soy un asesino. El gobernador me perdonó, pude vivir. Dígales que voy a morir porque no acepté el perdón del gobernador
”.

(The Arlington Times, 26 de Agosto de 1954, mencionado en el Nuevo Testamento por Elden K. Walter, 1971, págs. 110, 111).

———–

¿A aceptado usted el perdón del Rey del universo por sus pecados, el cual vino desde el cielo a esta prisión del pecado para ofrecérselo? Nadie en esta tierra necesita perderse porque haya quebrantado la Ley de Dios y cometido crímenes en contra del gobierno del cielo. Jesús mismo pagó la pena de muerte por usted en la cruz. Cada uno que se pierda, lo hará porque habrá rechazado el perdón de Dios.

Si todavía no ha experimentado la paz del amor perdonador de Dios, si usted no conoce el gozo de un rendimiento total a su Salvador, ¿no se rendirá usted a Él ahora mismo, donde quiera que esté?

————–

Estudio anterior: 3.1 Justificación por la Fe.

Siguiente estudio: 3.2 La Fe.

Volver al índice.

————

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

7, noviembre 2007

3.1 JUSTIFICACIÓN POR LA FE.

Archivado en: justificacion,La Fe — ptorresm @ 10:09 pm


INTRODUCCIÓN.

Cuando una persona se entrega completamente a Dios, puede tener plena certeza de que Dios la acepta y de que sus pecados son perdonados completamente. En otras palabras, la justifica. Y la persona se cerciora de eso teniendo fe en las promesas de Dios.

1. No por obras o por méritos propios.

1. ¿Podrá alguien justificarse delante de Dios? Salmo 143:2
“Y no entres en juicio con tu siervo; Porque no se ______________ delante de ti ningún ser humano.”

Muchos dicen que no hacen nada malo, que no se meten con nadie y que son “buenas personas”. “¿Qué más tengo que hacer para ir al cielo?” Pues lo más importante, reconocer que por muy “buenos” que nos creamos, como dice el versículo anterior, no pasamos el rasero divino por nosotros mismos, todos tenemos “algo” que ocultar, al menos, hasta que nos encontramos con Dios.

2. ¿Puede el hombre ser justificado por las obras de la ley?
Romanos 3:19, 20
“Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; ya que por las obras de la ley ________________ ser humano será _______________ delante de él; porque por medio de la ley es el ______________ del __________”.

Gálatas 3:11
“Y que por la ley ninguno se _______________ para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá”

Efectivamente, la Ley no justifica a nadie, ni el guardar la ley de Dios nos hace merecedores del perdón de Dios. Al contrario, la ley nos señala qué estamos haciendo mal, y por lo tanto, nos muestra nuestra situación y necesidad.

2. Por el sacrificio expiatorio de Cristo.

1. ¿En quién se manifestó la justicia de Dios?
Romanos 3:25, 26
“a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su ____________, para manifestar su ____________, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”

Romanos 5:6
“Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo _____________ por los impíos”

Juan 3:16-18
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea ____________ por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

La paga del pecado, como hemos visto en otros estudios, es la muerte (Romanos 6:23). Dios se vio en una encrucijada en la que Satanás tenía la espada por el mango. Tras la caída de Adán y Eva, Dios debía ser “justo” y cumplir la justicia retirando la vida al ser humano.

Si Dios hubiese aplicado la pena del pecado inmediatamente, el Universo entero habría reconocido que Satanás tenía razón, que Dios era un “dictador” y que había que obedecer a Dios por miedo, en vez de por Amor. Satanás se regocijaba ante la nueva situación, ya que bien le podría decir:

- Si eres un Dios de amor, perdona a Adán y Eva.

Si Dios hubiese optado por la segunda alternativa, perdonado “sin más” a Adán y Eva, entonces Dios también sería “injusto”, porque aplica arbitrariamente su Ley. En esto, también habría dado la razón a Satanás quien lo acusaba de ser un Dios caprichoso.

Tenemos a Dios ante un dilema, si aplicaba justicia debidamente, Satanás “tenía razón”, y si perdonaba, también “daba la razón” a Satanás.

Ante este panorama, Dios saca una tercera opción. Por un lado hay que cumplir con toda justicia, por otro, su magnánimo Amor desea perdonar al ser humano. Esa tercera opción es… Jesús. Su Hijo, Dios infinito. Si Jesús ocupa el lugar del ser humano, y recibe la sentencia y la pena por el pecado, se cumple justicia. La Ley de Dios y la Justicia Divina quedan satisfechas. Por otro lado, al ser un sacrificio sustitutivo, en nuestro, mi, tu lugar, quedamos libres de la condena, de la muerte eterna, y todos los cargos son retirados.

Ilustración:
Aunque es insuficiente, podemos tener una idea para entender el equilibrio entre la Ley y la Gracia.

Imaginemos que una persona comete un delito, ha infringido la Ley y hay que aplicarle justicia. Se le condena a un período de tiempo de cárcel. Pero el Juez desea perdonar al delincuente. Toma la determinación de ocupar el lugar del delincuente y cumplir él con la condena. De este modo, se satisface el sistema judicial, se ha hecho un juicio y se ha cumplido una sentencia.

El delincuente queda por tanto en libertad y libre de cargos, le han sido imputados a Otro. La pregunta es, tras quedar libre el ex-delincuente, tras ser perdonado, ¿quiere esto decir que la Ley que lo condenó fue abolida? ¿Quiere esto decir que puede seguir robando? De ninguna manera, la libertad le ha sido regalada, por Gracia, pero eso no le da “carta blanca” para hacer lo que “quiera” como antes. Volvería a incurrir en “Pecado”, como hemos visto, la Ley es necesaria que siga vigente, sin ella ¿cómo sabemos qué está bien y qué está mal? Ahora, la Ley sólo me indica qué hago bien y qué hago mal, y cuando tengo algo “malo”, sólo hay una forma de “limpiar” ese pecado, y es acudiendo de nuevo a la Cruz, al sacrificio sustitutivo de Cristo por mi.

2. Así como Adán nos trajo la condenación, ¿qué nos trajo Jesús? Romanos 5:18.
“Así que, como por la ____________ de uno vino la ____________ a __________ los _________, de la misma manera por la ____________ de uno vino a todos los hombres la ____________ de ______________”.

No es “justo” que un niño nazca con SIDA, con una enfermedad. No es justo que yo haya nacido en este mundo de pecado sin haber tenido opción a elegir. Por culpa de Adán, todos hemos heredado la muerte, sin que nadie nos pregunte, aunque no estoy hablando del “pecado original o carnal”.

De igual modo, tampoco es “justo” que Otro sustituya al culpable, pero voluntariamente así lo ha hecho por nosotros. La justicia de Dios hecha en la muerte de Cristo, la muerte de Jesús en la cruz por nuestra culpa, por nuestros pecados, pero esa justicia aplicada, realizada, nos es aplicada a nosotros, si así lo deseamos y aceptamos.

3. ¿Cómo nos trajo Jesús la justificación? Romanos 5:8 – 10.
“Mas Dios muestra su ____________ para con nosotros, en que siendo aún ____________, Cristo ____________ por _____________. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo ____________, fuimos reconciliados con Dios por la ____________ de su ____________, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.

4. ¿Para qué fue Jesús resucitado? Romanos 4:25.
“el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra _______________”.

Cristo murió en nuestro lugar, pero no a causa de algún pecado suyo. Por eso mismo, no hubo motivo alguno que lo retuviese en la tumba, y resucitó. Y al igual que Él fue resucitado, nosotros también lo seremos.

5. Si no somos justificados por las obras, ¿de qué es fruto nuestra justificación? Romanos 3:24.
“siendo justificados gratuitamente por su __________, mediante la ___________ que es en ______ ________”.

No podemos hacer ningún mérito suficiente para cubrir la deuda que tenemos con Dios por infringir su Ley. Imaginemos que alguien mató o robó. Pero a partir de ese momento cumple escrupulosamente todas las leyes habidas y por haber. ¿Le exime eso de su culpa? ¡De ninguna manera! Su caso queda pendiente. Igual sucede con nosotros, el cumplir la Ley de Dios evitará caer en nuevos pecados, pero no nos exime de nuestra culpa previa. Sólo Dios ha provisto la manera de quitar nuestra culpa aplicando su ira en la cruz del calvario sobre su propio Hijo en vez de sobre nosotros.

6. Justificados por su gracia, ¿de qué seremos herederos? Tito 3:7.
“para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la ______ ___________”.

Recordemos que en estudios anteriores hemos visto que el pecado causa separación entre Dios y nosotros (Isaías 59:2), y si Dios es la Fuente de Vida, el estar separados de ella causa la muerte o ausencia de vida (y no sólo espiritual). Si estamos reconciliados con Dios, esa separación deja de existir, y volvemos a estar “conectados” con la Fuente de Vida Eterna.

3. Promesas al que acepta a Jesús y se convierte.

1. ¿Qué promesa es hecha al que se vuelve a Jesús como su Redentor? Isaías 44:22
“Yo ________ como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí”.

Dios no perdona como el ser humano. Muchos dicen: “Yo perdono pero no olvido”. Dios perdona y olvida. Cuando aceptamos su perdón, ante Dios es como si jamás hubiésemos actuado de tal o cual manera. Nunca sucedió.

2. Si nuestros pecados sean de rojo vivo, ¿cómo llegarán a ser? Isaías 1:18
“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán ______________; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como _______ lana”.

Me gusta este texto, no sólo por la promesa de la limpieza, sino por cómo comienza. “Venid … y estemos a cuenta”. Dios nos invita a que nos reunamos con él para “echar cuentas”, para aclarar las cuestiones pendientes, para saldar toda deuda, para aclarar cualquier cuestión. Y no lo hace en tono amenazante, sabe de sobras que tenemos el caso perdido, y por eso añade el resto del texto. Nos invita a acudir a Él, y nos deja claro que ya sabe que le “debemos”, que tenemos “manchas” en nuestra vida, y la invitación incluye “y si tus pecados son tan horribles como crees”, no te preocupes, que los borraré, los limpiaré como si nunca hubiesen estado ahí.

3. ¿Qué sucederá con nuestros pecados?
Hebreos 10:17
” Y nunca más me ______________ de sus pecados y transgresiones”

Ezequiel 33:14 – 16.
“Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia, si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá. No se le ____________ ninguno de sus pecados que había cometido; hizo según el derecho y la justicia; vivirá ciertamente”

La restitución es otro tema que en la Biblia está definido. En la medida de lo posible, hay que reparar el daño hecho a los demás, además de pedirle perdón a Dios.

4. ¿Dónde serán sepultados, simbólicamente, nuestras transgresiones? Miqueas 7:18, 19.
“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y ____________ el pecado del remanente de su heredad? No ___________ para siempre su __________, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; ____________ nuestras iniquidades, y echará en lo ___________ del ________ todos nuestros pecados”

5. ¿Cómo se compadece Dios del pecador que se arrepiente? Salmos 103:8 – 13
“Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen”

6. ¿Qué parábola presentó Jesús para ilustrar cómo es recibido por Dios el pecador que vuelve a Dios? Lucas 15:11 – 24.
La parábola del hijo pródigo.

7. ¿Qué ocurre en el cielo cuando un pecador se arrepiente? Lucas 15:7, 10.
- “Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento”
- “Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente”

4. Paz con Dios.

1. ¿Cómo llamamos al perdón de nuestros pecados recibido gracias al sacrificio y a los méritos de Cristo? Justificación.

2. ¿Cómo sabemos que somos justificados?
Romanos 3:28
“Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”

Gálatas 2:16
“sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado”

Efesios 2:8, 9
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”

3. Cuando Satanás quiera desanimarnos por nuestros pecados, ¿qué seguridad podremos tener? Romanos 8:33.
“¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.”

4. Justificados por la fe, ¿qué experimentamos?
Romanos 5:1
“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”

Ezequiel 18:30-32.
“Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice Jehová el Señor. Convertíos, y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina. Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel? Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis.”

Dios no desea la muerte de nadie, desea la reconciliación con todos los seres humanos y ya ha provisto el medio para ello. Todo está hecho, y la victoria ya ha sido ganada. ¿Aceptarás tu esta invitación?

————–

Estudio anterior: 2.7 Jesús, el Mesías divino-humano.

Estudio de profundización: 3.2 Una adopción fabulosa.

Siguiente estudio: 3.2 La Fe.

Volver al índice.

————

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

6, septiembre 2007

2.4 SOLUCIÓN AL PECADO.

Archivado en: justificacion — ptorresm @ 9:00 pm


El anciano conserje de la Catedral de Winchester nunca se cansó de contar la historia de una de las batallas más significantes de la historia (entre el Duque de Wellington y Napoleón Bonaparte). Las noticias de la batalla alcanzaron Inglaterra a través de un barco que llegó a la costa sur, y fue llevada por semáforo (fuego en lugares altos) hasta la catedral de Winchester, y a Londres.

El populacho esperó a que el semáforo deletreara las palabras:

“W-E-L-L-I-N-G-T-O-N V-E-N-C-I-D-O…”

En ese momento una densa niebla se asentó, y se mandó este mensaje incompleto a Londres. El desánimo se asentó sobre el lugar. Las calles se llenaron de barricadas. Las mujeres y los niños se prepararon para defender su tierra en las calles y en los campos, si fuese necesario. Pero al final la niebla se levantó, y las señales del semáforo llegaron de nuevo:

“W-E-L-L-I-N-G-T-O-N V-E-N-C-I-D-O E-N-E-M-I-G-O.”

¿Se puede imaginar el delirio de gozo y alegría corriendo como fuego en las praderas, siendo más emocionante ahora al haberse mal entendido la primera vez?

¿No es esta experiencia paralela a la de los discípulos, después de la crucifixión de su Señor? El sol se negó a iluminar la escena. La oscuridad cubrió la tierra. El resonar de los truenos redujo la fe de aquellos once hombres a dos palabras: “J-E-S-U-S V-E-N-C-I-D-O…”

Mientras colocaban su cuerpo sin vida en una tumba prestada, su depresión aumentó. “Confiábamos en que era Él quien tenía que redimir a Israel”, balbucearon. Su esperanza había sido aplastada. El que esperaban que iba a ser el Mesías, aparentemente no lo fue.

Pero entonces, mientras la luz irrumpía en la mañana de resurrección, el mensaje que debió ser entendido por sus más cercanos seguidores, comenzó a esclarecerse. Y el mundo desde entonces ha sido capaz de leer el mensaje glorioso y lleno de vida:

“J-E-S-U-S V-E-N-C-I-D-O E-N-E-M-I-G-O.”

¿Hay alguna noticia mejor? ¿Hay algún paisaje mejor que la solitaria colina en las afueras de Jerusalén? Para aprender lo que sucedió allí realmente, toma toda una vida. Pero podemos empezar. Y la persona que dirige su atención hacia esa colina, y observa honesta y largamente a Uno colgando en los ásperos y horrorosos maderos de una cruz, entre dos ladrones, nunca será el mismo. Por lo tanto, ¿qué puede ser más apropiado que el preguntarse uno a sí mismo honestamente sobre aquella tremenda ocasión?

¿Qué sucedió realmente en el Calvario? ¿Por qué era necesario? ¿Y cómo me afecta a mí, 2000 años más tarde? Este es el contenido de nuestra lección hoy.

Lectura bíblica: Romanos 3:10-31; Efesios 2:1-10.

¿Se ha parado a pensar alguna vez cuán peligroso es el pecado? No siempre puede ver el pecado, ni tocarlo ni sentirlo. Dios mismo no nos lo puede explicar, por lo que ni hombres ni ángeles lo pueden entender. Él sólo pudo estar al lado y permitir que todo el universo lo vea en marcha y experimentar sus efectos.

El pecado puede parecer poco dañino, pero de cualquier modo ha afectado a la raza humana. Una desintegración, un deterioro, un cambio devastador ha sucedido. Ha teñido completamente nuestra naturaleza, de modo que cuando lo reconocemos a medias, y deseamos escapar, nos encontramos sin ayuda. Llámelo como quiera, cada hombre, mujer y niño están indefensos ante ello. Sin solución, de no haber sido por el acto generoso del Hijo de Dios, quien se arriesgó a morir por cada ser humano.

1. EL PROBLEMA DEL PECADO.

1. ¿Qué instrucciones dio Dios a Adán? Génesis 2:15-17
_____________________________________
_____________________________________

2. ¿Qué podía suceder si el hombre desobedecía y comía del árbol prohibido? (Versículo 17)
_____________________________________
_____________________________________

Aunque nuestros primeros padres fueron creados inocentes y santos, no estaban fuera de la posibilidad de hacer lo incorrecto. Fueron creados con la capacidad de apreciar la sabiduría y la benevolencia del carácter de Dios, y la justicia de sus mandamientos; eran libres de obedecer o desobedecer. El árbol del conocimiento del bien y del mal tenía que probar su lealtad y amor hacia Aquel que los creó. Era “obedecer y vivir; desobedecer y morir.”

3. ¿Cómo siguieron Adán y Eva las instrucciones de Dios? Génesis 3:1-6
_____________________________________
_____________________________________

4. Por causa de la desobediencia del hombre, ¿a qué se vio Dios forzado a hacer? (Versículos 22-24)
_____________________________________
_____________________________________

Esto no significaba que tenían que morir ese mismo día, pero la irrevocable sentencia sería pronunciada. La inmortalidad era condicional a la obediencia; el día que desobedeciesen, perderían la vida eterna y terminarían muriendo.

5. ¿Cómo afecta el pecado en la relación entre el hombre y Dios? Isaías 59:2 _____________________________________
_____________________________________

Cuando la conexión entre el hombre y Dios fue deteriorada por el pecado de Adán, el hombre fue arrancado de la fuente de la vida e inmediatamente comenzó a morir. Esta muerte iba a ser permanente, si Dios no hubiese puesto en marcha su plan para salvar al hombre.

6. ¿Cuáles fueron los terribles resultados del pecado de Adán? Romanos 5:12
_____________________________________
_____________________________________

7. ¿Cuál es la paga del pecado? Romanos 6:23
_____________________________________

8. ¿Cuántos son pecadores e injustos? Romanos 3:23, 10-12; Isaías 64:6
_____________________________________
_____________________________________

Cristo dijo que el odio en el corazón del hombre, la lujuria en sus ojos, e incluso las palabras malsonantes que se hablan son consideradas como pecado por Dios. (Lea Mateo 5:21-28; 12:36). Si sólo cometiésemos tres pecados al día, esto ¡se convertiría en 1000 actos pecaminosos cada año, de los cuales seríamos culpables! Multiplique su edad por 1000 para ver cuántos podrían haber sucedido durante su vida.

9. ¿Se puede el hombre salvar a sí mismo de su condición pecadora? Jeremías 13:23
_____________________________________
_____________________________________

10. ¿Por qué es el hombre impotente ante el poder del pecado? Romanos 7:14
_____________________________________
_____________________________________

¡Qué dilema! Somos pecadores, y la paga del pecado es la muerte. Además no hay forma de salvarnos a nosotros mismos.

11. ¿Cómo reaccionó Pablo cuando se dio cuenta del dilema en el que se encontraba a causa de su naturaleza pecaminosa? (Versículo 24)
_____________________________________
_____________________________________

12. ¿Hay alguna esperanza para el hombre? (Versículo 25)
_____________________________________

¿A través de quién?
_____________________________________

2. LA SOLUCIÓN AL PECADO, o lo que sucedió en el Calvario.

Un día, mientras un grupo de pintores trabajaba en lo más alto de un faro, ocurrió un accidente que nunca iba a ser olvidado por aquellos que lo vieron. Suspendido en un andamio a unos 20 metros de altura, uno de los pintores dio un paso atrás demasiado lejos, perdió su equilibrio, y cayó al vacío hacia las rocas de abajo, a una muerte segura.

Los compañeros se apresuraron en bajar sus escaleras al pie del faro. Pueden imaginarse su conmoción cuando descubrieron un maltrecho, pero aparentemente ileso, pintor sentado en el suelo. A su lado estaba el cuerpo roto de una blanda y lanosa oveja. En vez de morir, el hombre estaba conmocionado. ¡Pero la oveja estaba muerta!

El pecado, como hemos aprendido, es la transgresión de la Ley de Dios, y la pena por ello es la muerte. El hombre quebrantó la Ley, poniéndose así bajo la pena de muerte. Esto no podía ser ignorado. Si el hombre tenía que salir de la red del pecado, algo tenía que ser hecho. Este pintor nos representa a usted y a mí. La oveja muerta es Jesús, el Cordero de Dios, y lo que Él hizo para salvarnos de la muerte.

1. ¿A través de quién nos limpia Dios de pecado? Juan 1: 29
_____________________________________
_____________________________________

2. ¿Cómo quita Jesús, el cordero de Dios, nuestros pecados? Romanos 5: 6-9 _____________________________________
_____________________________________

3. ¿De qué modo se encargó la muerte de Jesús de nuestros pecados? 1ª Pedro 2:24 _____________________________________
_____________________________________

4. Mientras Jesús estaba colgado en la cruz, ¿qué colocó Dios sobre Él? Isaías 53:6 (última parte)
_____________________________________
_____________________________________

¡Jesús realmente tomó nuestros pecados sobre Él, como si fueran los suyos propios! Él murió en mi lugar. ¡Él se convirtió en mi sustituto y tomó mi pena de muerte! En 2ª Corintios 5:21 Pablo dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros (Dios) lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él”. Esto es más de lo que la mente humana puede comprender. ¡Qué es lo que Pablo quiere decir cuando declara que Jesús fue hecho pecado! Sólo puede significar una cosa: ¡El Señor realmente puso sobre Jesús mis pecados! ¡De hecho es como si Él mismo hubiese cometido ese pecado, y no yo! Un escritor lo expresó de forma muy bonita: “Cristo fue tratado como nosotros merecemos, para que nosotros podamos ser tratados como Él merece. Fue condenado por nuestros pecados, en los que Él no había sido partícipe, para que podamos ser justificados por su justicia, en la cual tampoco hemos participado. Él sufrió la muerte que era nuestra, para que nosotros podamos recibir la vida que era suya” (Deseado de todas las Gentes, Pág. 25). Cuando vemos lo qué realmente sucedió en el Calvario, sólo podemos exclamar con el autor de la canción: “¡Qué maravilloso Salvador es Jesús mi Señor!”.

Es por todo esto por lo que el Calvario es vitalmente importante para todo habitante de este planeta de pecado. Es el único lugar donde el culpable puede ser perdonado. Un amigo puede escuchar y simpatizar, un pastor puede dar un consejo, un médico puede explicar nuestros dolores, pero ninguno puede hacer nada sobre la culpabilidad, excepto llevarnos a la Cruz. En ningún lugar, excepto en la Cruz, se ha hecho algo por el pecado. En ningún otro lugar nadie ha tomado mi puesto y experimentado la pena de muerte por mí.

Durante unos minutos vamos a intentar comprender un poco más ampliamente lo que se cumplió cuando Jesús colgaba de la Cruz, entre el cielo y la tierra, muriendo por su pecado y los míos.

5. ¿Qué abolió Jesús? 2ª Timoteo 1:10
_____________________________________

¿Qué dos cosas trajo a la luz?
_____________________________________
_____________________________________

Algunas veces es difícil para la mente humana, comprender cómo la muerte de uno solo pudo cubrir la pena de muerte para todos. Algunos textos nos pueden ayudar a entender esto mejor.

3. CRISTO, EL SEGUNDO ADAN.

1. ¿A través de que hombre entró la muerte a la humanidad? 1ª Corintios 15:21, 22 _____________________________________
_____________________________________

¿Por qué pasó la muerte a todos cuando Adán pecó? Adán, recordará usted, que fue el padre de la raza humana. Las leyes de la herencia aseveran que uno no puede trasmitir a su descendencia ninguna característica que sus propios genes no poseen. Un hombre con ojos marrones se casa con una mujer de ojos también marrones. ¿Tendrá el hijo ojos azules? No, eso mismo sucedió con Adán y Eva. Cuando ellos pecaron ya no tenían más la naturaleza justa. Por lo tanto, ellos sólo pudieron trasmitir a su descendencia lo que ellos eran y tenían, una naturaleza pecaminosa (carnal), y “ocuparse de la carne es muerte” (Romanos 8:6).

La raza humana estaba perdida como resultado de la desobediencia de un solo hombre. Lo que la humanidad necesitaba ahora, era un nuevo padre (un perfecto padre). Uno que nunca hubiese pecado. ¡Y aquí está la maravilla, la maravillosa belleza y simplicidad del plan de Dios! Jesús se convirtió en hombre, vivió una vida perfecta, pagó la pena de muerte del hombre, ¡y entonces se ofreció a adoptar a todos los hijos de Adán! Él tomó el lugar de Adán como cabeza de la familia humana. ¡Él se convirtió en nuestro nuevo Padre!

2. ¿Cómo llama Pablo a Cristo? 1ª Corintios 15:45
_____________________________________
_____________________________________

En el versículo 47 el contraste entre Adán y Cristo continúa: “El primer hombre (Adán) es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del Cielo.” Ahora no puede haber duda de a quién se refiere Pablo. Es por esto por lo que Cristo a menudo se le llama el “segundo” o “último” Adán.

3. A pesar de que solemos pensar en Cristo como el Hijo de Dios y nuestro “hermano mayor”, ¿Qué otros títulos posee que muestra su estrecha relación con el hombre? Isaías 9:6
_____________________________________
_____________________________________

Por su encarnación en la familia humana, Jesús estuvo cualificado para llegar a ser el segundo Adán, o el nuevo Padre de la raza humana.

4. ¿A quién venció Jesús por nosotros? Hebreos 2:14
_____________________________________
_____________________________________

5. ¿Qué clase de vida vivió Jesús? Juan 8: 46; 1ª Pedro 2:21, 22
_____________________________________
_____________________________________

Desde que el pecado es transgresión de la ley (1ª Juan 3:4), y la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23), se deduce que para tener vida eterna hay que guardar la ley perfectamente. Pero también hemos aprendido que cualquier ser humano en su naturaleza carnal y pecaminosa es imposible guardar la ley. Jesús es el único Hombre que jamás anduvo sobre esta tierra para rendir perfecta obediencia a la ley. Esto también juega una parte muy necesaria en el plan de la salvación.

6. ¿Qué es lo que cumplió Jesús por nosotros a través de su obediencia a la ley de Dios? Romanos 5:19
_____________________________________
_____________________________________

Para resumir cómo Cristo llegó a ser un perfecto, un completo sustituto para el hombre, podemos decir:

- Cuando Cristo vivió, yo (de hecho, todos) viví en Él (1ª Juan 4:9).
- Cuando Cristo pagó la pena por el pecado, yo la pagué en Él (Romanos 8:17).
- Cuando Cristo murió, yo morí en Él (2ª Corintios 5:14).
- Cuando Cristo resucitó, fui restaurado al favor de Dios en Él (Romanos 5:10).

7. ¿Cómo expresó Pablo esto? Efesios 1:6
_____________________________________
_____________________________________

Cuando Martín Lutero comprendió este concepto, exclamó: “La forma de hablar, de actuar y de expresarse de Jesús, son las mías; su sufrimiento y muerte también son tan míos como tiempo he vivido, hecho, hablado y sufrido, y muerto como Él lo hizo”.

8. ¿Cuánto hay del acto de liberación de Dios en Cristo? Romanos 5:18
_____________________________________
_____________________________________

Sí, Jesús abarcó a toda la raza humana por completo, cuando derramó su preciosa sangre.

9. ¿Cuántos quiere nuestro Salvador que sean salvos? 1ª Timoteo 2:4
_____________________________________
_____________________________________

Ninguna persona que haya vivido, necesariamente está perdida. Jesús puso la salvación al alcance de todos. Él no hubiera pagado el terrible precio por nosotros si no nos hubiese querido. El juego del béisbol estaba en su novena entrada, el equipo contrario ganaba por una carrera. Era la última oportunidad del equipo local. Con dos expulsados y un corredor en la tercera base las personas estaban tensas y muy agitadas. “¡Strike 1!”. “¡Strike 2!”. El movimiento para el lanzamiento crucial, un poderoso balanceo, y el sonido al golpear la bola… ¿Sería posible? Mientras la bola salía disparada por encima de las vallas, los seguidores del equipo se volvieron como locos. “¡Hemos ganado!” Gritó todo el mundo. ¿Nosotros? Ahora, en realidad ¿quién ganó? ¿Jugué yo? ¿Fueron los seguidores del equipo los que batearon la bola? ¡Por supuesto que no! Aunque aclamemos la victoria junto con el equipo, aún así nosotros nos alegramos juntamente. Nos identificamos con ellos. ¡Ellos están jugando para nosotros! ¡No es de extrañar que se llame el deporte del espectador!

¿Lo ha entendido? Si la gente puede llegar a estar tan entusiasmado sobre los éxitos de unos pocos hombres bateando una pelota, o corriendo de una punta a otra de un campo con un guante de piel, ¿qué clase de gozo debería animarnos mientras consideramos cómo Cristo vino a la tierra para tomar nuestro lugar en la arena de la vida y la muerte? En mi nombre y por mí Él corrió hasta la meta para ganar una victoria eterna por mi. “¡Se acabó!” Gritó Él. ¡Y en este grito destruyó el pecado, crucificó mi vieja naturaleza pecaminosa, proveyendo una justicia para mí de la que nunca yo podría habérmela asegurado, y derrotó para siempre al mal en sí mismo! Mirando a Cristo nuestro sustituto, podemos finalmente gritar, ¡hemos ganado! Su victoria es nuestra, porque fue realizada en nuestro nombre. ¡Este es el evangelio! Hemos ganado por Él y en Él. Redimidos por su perfecta obediencia a la Ley, no la nuestra, sino la Suya. Y todo lo que es suyo es nuestro, si aceptamos sus términos de misericordia.

————–

Siguiente estudio: 2.5 La Obra salvadora de Cristo.

Volver al índice.

————

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

4, mayo 2007

Fácil salvarse y difícil perderse

Archivado en: justificacion — ptorresm @ 10:29 pm


Buenas Nuevas de Jesús, con amor
Guía de estudio nº 7

Fácil salvarse y difícil perderse

La historia del Oeste americano recoge una frase que vino a ser muy popular entre los primeros predicadores: “¡Qué bello lugar es el cielo, y qué difícil es llegar a él… y qué horrible el infierno, y lo fácil que es acabar allí!” (Mark Twain Tonight, p. 118).

Existe hoy esa misma idea, de modo que el título de esta lección es para muchos piedra de escándalo. Exclaman: ‘¿Acaso no dijo Jesús que la senda que lleva a la salvación es estrecha, y ancho el camino que lleva a la perdición?’ ‘¿No es debido a eso que pocos serán finalmente salvos?’

Te sorprenderías si pudieras saber cuántos jóvenes (y adultos que lo fueron) han abandonado totalmente el cristianismo al sentir que era un camino demasiado difícil e inalcanzable. ‘¿Por qué esforzarse tanto, cuando parece algo casi imposible?’

El significado de las palabras de Jesús ha tenido que resultar seriamente distorsionado, para poder llegar a concluir que es difícil salvarse, y fácil perderse. De ser realmente así, ¡la Buena Nueva se esfumó! ¿no te parece? Cuando Jesús nos encargó predicar el evangelio al mundo, dijo literalmente que teníamos que dar al mundo buenas nuevas. Tu felicidad presente y futura depende de comprender claramente ese punto.

Lo que Jesús dijo

1. ¿Qué afirmó Jesús, a propósito de unirse a él en el servicio? Mateo 11:28-30

RESPUESTA:
“Y hallaréis __________ _____ ___________ almas. Porque mi yugo es _______ y ________ mi carga.”

2. ¿Dónde dijo que sea “duro” perderse? Hechos 26:14 y 15
RESPUESTA: “¿Por qué me persigues? _____ _____ ___ ___ dar coces contra el aguijón.”

Nota: Saulo se estaba hiriendo al golpearse contra el aguijón de su propia conciencia. Y ciertamente, no fue él el único en conocer la dura experiencia de “dar coces contra el aguijón”.

Todo aquel que rehúsa entregarse a Cristo, está de hecho persiguiéndolo tan ciertamente como lo hizo Saulo. Está batallando contra él. No puede perderse nadie sin dar coces contra el aguijón continuamente. A fin de perderse, uno tiene que resistir al Espíritu Santo. Y como Jesús afirmó, eso es en verdad “duro”.

¿Qué hace fácil la salvación?

3. ¿Qué ha estado haciendo por ti el Señor, desde tu mismo nacimiento? Jeremías 31:3

RESPUESTA: “Con _____ eterno te he amado [ágape]; por eso, te prolongué ___ ______________.”

4. ¿Cuál es otra forma de decir eso mismo? Romanos 2:4
RESPUESTA:
“Su ____________ te guía al _________________.”

Nota: ¿Cómo lo ha estado haciendo? De mil maneras. Mediante el tierno amor de familiares, amigos, instructores y visitantes; mediante favores concedidos; mediante advertencias y reproches de amigos que nos quieren, o mediante las impresiones causadas por el Espíritu de Dios y las enseñanzas de su Palabra. Su Creación nos habla también diariamente de su amor eterno.

5. ¿Cuántos militan en la escuela divina? Juan 6:45
RESPUESTA:
“______ serán enseñados por Dios.”

6. ¿A cuántos está el Señor atrayendo hacia sí mismo? Juan 12:32
RESPUESTA:
“Cuando sea levantado de la tierra, a _______ atraeré a mí mismo.”

7. ¿Con qué gran poder nos está atrayendo el Señor? 2 Corintios 5:14 y 15
RESPUESTA:
“El ______ de Cristo nos constriñe.”

Nota: Observa: si desprecias la constricción de ese amor de Cristo, encontrarás realmente dura y difícil la salvación. La única razón por la que algunos han hecho que parezca difícil ser salvo, es porque no han comprendido o creído esa poderosa verdad. Es fácil de comprender: “Si uno murió por todos”; es lo mismo que decir que si Cristo no hubiera muerto, todos estaríamos hoy muertos. En otras palabras, cuando comprendes lo que sucedió al morir ese Uno, comienzas a descubrir la maravillosa realidad de que tú no tendrías hoy nada, en caso de que él no hubiera muerto. ¡No estarías vivo! Sea que vayas un día al cielo o no, permanece el hecho de que hoy eres todo lo que eres y tienes todo lo que tienes, solamente porque Cristo murió por ti.

Una vez que comprendes y crees eso, tal como dice el versículo, encuentras tan imposible seguir viviendo una vida egoísta, como imposible te parecía antes el vivir una vida de amor abnegado. No se trata de una cuestión de esforzarse más y más en hacer las obras que se supone que deben caracterizar a un cristiano. Cuando ves a Cristo en la cruz, y lo recibes, eso hará de ti un auténtico y amante cristiano. No querrás hacer otra cosa que no sea servir al Señor y a tu prójimo. Ese es el significado del “amor de Cristo nos constriñe”. Recuerda que constreñir es lo opuesto a restringir. El camino al cielo puede bien ser cuesta arriba, como tantas personas creen. Pero cuando comienzas a ver y apreciar el amor de Cristo, te darás cuenta de que has descubierto como un cohete que te propulsa en esa dirección ascendente.

Imagina que hubieras de empujar un pesado automóvil con el motor parado, por una cuesta arriba pronunciada. Eso es lo que significa el esfuerzo por se un buen cristiano, cuando no se han comprendido las dimensiones del amor de Cristo. Pon ahora en marcha el motor del automóvil, y verás con que poco esfuerzo se puede subir la cuesta. La gasolina lo “constriñe”.

¿Qué hace difícil la perdición?

8. Cuando uno continúa luchando contra Cristo, y endureciéndose contra su amor, ¿qué está haciendo en realidad? Romanos 2:4 y 5

RESPUESTA:
“______________ las riquezas de su benignidad, paciencia y generosidad… Atesoras para ti mismo _____ …”

Nota: Esa ira está en tu propio interior. Saulo de Tarso había estado endureciendo su corazón en la impenitencia, hasta que por fin se arrepintió en el camino a Damasco. De haber continuado como al principio, habría acabado autodestruyéndose. Dar “coces contra el agujón” de la conciencia de uno mismo tiene un efecto devastador sobre la salud, en todos los sentidos. Luchar contra el Espíritu Santo es buscar la propia destrucción de uno.

“El amor infinito ha desplegado un camino por el que los redimidos del Señor pueden pasar de la tierra al cielo. El camino es el Hijo de Dios. Son enviados ángeles para guiar nuestros pies errantes. La gloriosa escalera celestial está tendida al paso de cada ser humano, impidiéndole el camino al vicio y la locura. Tiene que pisotear al Redentor crucificado, a fin de entregarse y avanzar en una vida de pecado” (Our High Calling, p. 11).

9. ¿Qué hace el pecador impenitente? Cuando Israel resistió a Cristo, ¿qué hizo en realidad? Oseas 13:9 (lee también 11:1 y 4 para situar los hechos)
RESPUESTA: _________________________________________

Nota: Se lo enseña en toda la Biblia: “El que peca contra mí, se defrauda a sí mismo, pues todos los que me aborrecen aman la muerte” (Proverbios 8:36). “El pecador puede resistir a ese amor, puede rehusar ser atraído a Cristo; pero si no se resiste, será atraído a Jesús; el conocimiento del plan de la salvación le guiará al pie de la cruz, arrepentido de sus pecados, los cuales causaron los sufrimientos del amado Hijo de Dios.

La misma Inteligencia divina que obra en las cosas de la naturaleza, habla al corazón de los hombres, y crea en él un deseo indecible de algo que no tienen. Las cosas del mundo no pueden satisfacer su ansia. El Espíritu de Dios les suplica que busquen las únicas cosas que pueden dar paz y descanso: la gracia de Cristo y el gozo de la santidad” (El Camino a Cristo, p. 27 y 28).

“Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” 1 Pedro 5:7

“Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17

“No se haga mi voluntad, sino la tuya” Lucas 22:42

“Dios dio a los hombres el poder de elegir; a ellos les toca ejercitarlo. No podéis cambiar vuestro corazón, ni dar por vosotros mismos los afectos a Dios; pero podéis escoger servirle. Podéis darle vuestra voluntad, para que él obre en vosotros tanto el querer como el hacer, según su voluntad” (El Camino a Cristo, p. 47 y 48)

———-

Siguiente estudio: 8: Dios predice el futuro.

Volver al Indice.

———-

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

Dios es ágape

Archivado en: amor,justificacion — ptorresm @ 10:05 pm


Buenas Nuevas de Jesús, con amor
Guía de estudio nº 6

Dios es ágape

Hemos reservado para este estudio sobre el amor los dos contrastes más sorprendentes entre el amor humano, eros, y el don sublime, ágape. Al comenzar a apreciar algo de la grandeza y gloria del ágape, a la luz de la más plena revelación del Nuevo Testamento, es inevitable preguntarse: ¿Puede albergar el corazón del ser humano el verdadero ágape? ¿Acaso no somos incapaces de algo así? La respuesta es: Somos incapaces, excepto que lo aprendamos de Cristo.

Y todos podemos aprenderlo. Así lo afirma la Biblia. Al leer la descripción que hace Pablo de los siete pasos en la condescendencia de Cristo, de su maravilloso ágape que lo llevó a abandonar su morada celestial para humillarse hasta la muerte de cruz (Filipenses 2:5-8), puede parecernos algo imposible. Pero Pablo dice virtualmente: ‘No, ¡no es imposible!’ “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús”.

Jesús no nos dice: ‘Contemplad mi vida caracterizada por el ágape y maravillaos, pero no os esforcéis en vano, pues jamás lograréis nada parecido’. ¡No! Nos dice: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros” (Juan 13:34). “La energía creadora que llamó los mundos a la existencia está en la Palabra de Dios. Esa palabra imparte poder, engendra vida. Cada mandato es una promesa; aceptada por la voluntad [elegida], recibida en el alma, trae con ella la vida del Ser infinito. Transforma la naturaleza y crea el alma de nuevo a imagen de Dios” (Education, p. 126). Nunca nos pide que hagamos lo imposible. Podemos, cuando ingresamos humildemente en su escuela y le permitimos que nos enseñe.

En este estudio veremos bellas demostraciones de ágape en las vidas de pecadores como nosotros. Contemplaron a Cristo por la fe, y obtuvieron una victoria completa.

Más contrastes entre dos tipos de amor

El eros se ama a sí mismo. Viene como equipaje estándar en el corazón de todo ser humano, incluyendo a los paganos. Se lo exalta tanto hoy como en tiempos de Platón y de los filósofos que le fueron contemporáneos.

1. ¿Cómo expone la Biblia ese amor que se ama a sí mismo? Mateo 16:22-24
RESPUESTA:
“Señor, ten ___________ ___ ___ ______…”

2. ¿Nos urge Jesús a cultivar o fomentar ese amor hacia uno mismo? Mateo 22:37-40
RESPUESTA: “Amarás a tu prójimo _____ __ ___ ______”

Nota: Jesús enseñó el amor a Dios y al prójimo. De ningún modo enseñó el amor a uno mismo, ya que es contrario a su principio: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo” (Mateo 16:24). El significado de sus palabras es éste: ‘Ahora que has nacido de nuevo mediante tu fe en mí, ama a tus semejantes con la misma intensidad con la que te amabas a ti mismo antes de ser convertido’.

3. Por contraste, ¿cómo demuestra el ágape su naturaleza? ¿Se amó Jesús a sí mismo? ¿Antepuso la preservación de su propia vida? Gálatas 1:3 y 4
RESPUESTA:
“Gracia y paz sean a vosotros, de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo, el cual ___ ____ __ ___ ______ por nuestros pecados…”

4. ¿Cuál es el consejo de Dios? Romanos 15:1-5
RESPUESTA: “Cada uno de vosotros agrade __ ___ _________…” “Porque ni aún Cristo se agradó __ ___ _______…”

5. ¿En qué consiste el “gozo de tu Señor” en el que hemos de entrar? Juan 15:11; Mateo 25:21; Juan 6:38
RESPUESTA: “He descendido del cielo, no para ______ ___ __________, sino ___ __________ del que me envió.”

El gran contraste entre ambos amores

(I) El eros es un tipo de amor que busca la inmortalidad. Está basado en la doctrina pagana de la inmortalidad natural del alma, que fue adoptada por muchas iglesias populares, junto al falso día de reposo (dominical). Es un tipo de amor que busca y desea la recompensa. Anhela entrar en la Nueva Jerusalén. Se centra en todas las recompensas que allí tendremos: caminar por las calles de oro, comer del fruto del árbol de la vida, disfrutar de los inimaginables deleites de los que estaremos rodeados. Esa avidez de recompensa es la motivación que caracteriza a muchos que “siguen” a Cristo. Lo mejor que es capaz de producir es un tipo de experiencia de tibieza, de satisfacción de uno mismo, a medio camino de lo que es un auténtico cristiano.

Nota: “No es el temor al castigo, o la esperanza de la recompensa eterna, lo que induce a los discípulos de Cristo a seguirle. Contemplan el amor incomparable del Salvador, revelado en su peregrinación en la tierra, desde el pesebre de Belén hasta la cruz del Calvario, y la visión del Salvador atrae, enternece y subyuga el alma. El amor se despierta en el corazón de los que lo contemplan. Ellos oyen su voz, y le siguen” (El Deseado de todas las gentes, p. 446).

(II) En contraste, el ágape está dispuesto a renunciar a su recompensa, es capaz de aceptar hasta la propia perdición, si conviniera al honor de Dios y al bien del prójimo.

6. Cuando Jesús murió en la cruz, ¿cuál fue su auténtica motivación? ¿qué tipo de muerte fue la que murió? Relaciona Isaías 53:11 y 12 con Apocalipsis 2:11
RESPUESTA
: “Verá el fruto de la __________ ___ ___ _____ y quedará ____________; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará sobre sí ____ _____________ de ellos…” “derramó ___ _____ hasta la muerte, y fue contado con los ___________.”

Lo que motivó a Jesús fue el ágape, y lo llevó a morir el equivalente a la segunda muerte en nuestro favor (Apocalipsis 2:11). “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, ¡pero nosotros lo tuvimos por azotado, como herido y afligido por Dios! Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados” (Isaías 53:4 y 5).

7. ¿Qué muestra que Jesús sufrió exactamente la misma muerte que sufrirán al fin los perdidos en su destrucción eterna, o segunda muerte? Mateo 27:43-46; 2 Corintios 5:21 (lee también Salmo 22, el salmo de la crucifixión).
RESPUESTA: “Al que no conoció pecado [Cristo], por nosotros [el Padre] ___ _____ _______…”

Nota: Cristo sintió la suprema agonía de tener que separarse de su Padre. Isaías 59:2 dice: “Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios y vuestros pecados han hecho que oculte de vosotros su rostro para no oíros”.

Esa es la muerte a la que Jesús fue hecho “obediente”. Clamó en su angustia: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?” Toma el tiempo para considerar con reverencia que somos realmente tú y yo quienes debiéramos haber atravesado por esa desgarradora experiencia, si él no hubiera tomado nuestro lugar y hubiera muerto nuestra segunda muerte.

Esa noción del ágape se ha ido desvaneciendo en muchos profesos seguidores de Cristo, a medida que una idea pagana se ha ido infiltrando sutilmente en su pensamiento. Se trata de la doctrina de la inmortalidad natural del alma. Tal doctrina niega la realidad de la auténtica muerte, y según ella es imposible que Cristo muriera en realidad. Si es que fue al Paraíso el mismo día que “murió” en la cruz (como muchos deducen de una lectura errónea de Lucas 23:43, en la que algunos traductores situaron una coma en el lugar equivocado), entonces no se anonadó realmente, no se vació de sí mismo, no murió realmente en la cruz, no murió el equivalente a la auténtica y segunda muerte.

La doctrina de la inmortalidad natural del alma convierte el sacrificio de Cristo en una impostura, en un simulacro de estar recibiendo la ira de Dios contra el pecado, mientras que en realidad lo sostenía su confianza en la recompensa. Sin embargo, lo cierto es que, cuando las tinieblas lo sobrecogieron en el Calvario, desapareció totalmente de su vista el rostro sostenedor del Padre. Su clamor: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Salmo 22:1) no era nada parecido a una frase fingida por un actor de teatro. Isaías tuvo razón: “Derramó su alma hasta la muerte”, hasta la segunda muerte.

8. ¿Hasta dónde fue Jesús para salvarnos? Salmo 139:7 y 8
RESPUESTA:
“Si en el _______ hiciera mi estrado, allí tú estás.”

Nota: Como ya vimos con anterioridad, el amor eros no es necesariamente malo. No es un error desear la recompensa o parase a contemplar las glorias del cielo y la felicidad de quienes lleguen al fin allí. La cuestión es que el eros no es en nada diferente ni superior a lo que posee cualquier pagano. Es inoperante en tanto en cuanto motivación. No alcanza a producir un carácter semejante al de Cristo. Como escribió Pablo en 2 Corintios 13:3, “de nada me sirve”

¿Está a nuestro alcance el poseer el amor ágape?

9. Cuando el Señor probó a Moisés para ver qué tipo de amor es el que tenía, ¿cómo respondió éste? Éxodo 32:7-10; 31 y 32

RESPUESTA: Rehusando la oferta que le hizo el Señor, de hacer una gran nación a partir de él, Moisés emplazó a Dios a que perdonase al pueblo “su pecado, y si no, _________ ____ ______ que has escrito.”

Nota: Moisés comprendió sin duda el alcance eterno de ser borrado del libro de la vida, y aún así estuvo dispuesto a compartir la perdición con el pueblo de Israel. Su deseo de que el pueblo de Dios fuera perdonado y Dios pudiera ser así honrado, pudo más que su temor a la perdición eterna, o que su deseo de gloria personal. No es difícil imaginar al Señor rodeando con sus tiernos brazos a su siervo sollozante. Había encontrado a un hombre conforme al deseo de su corazón.

10. ¿Poseía el apóstol Pablo ese mismo amor ágape? Romanos 9:1-3
RESPUESTA:
“Deseara yo mismo ser _________, separado de Cristo, por _______ __ ____ __________, los que son mis parientes según la carne.”

Nota: Pablo conoció la calidad de ese amor ágape, pues antepuso el amor a sus hermanos antes que su propio bien eterno.

11. ¿Cuál es la única motivación válida para hacernos semejantes a Cristo? 2 Corintios 5:14, 15
RESPUESTA: “El _____ de Cristo ____ ___________…” “para que los que viven ___ ___ ______ para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”

Nota: Todo aquel que vea la cruz tal cual es, y cree, presencia el milagro del ágape reproduciéndose en su propio corazón. Esa es la forma en la que el mundo entero ha de ser “trastornado” (Hechos 17:6), mediante el ágape de Cristo que nos constriñe o motiva, que nos impide seguir viviendo para nosotros mismos y nos hace vivir para Cristo, quien murió y resucitó por nosotros. No comprendemos el evangelio si dejamos de apreciar el ágape en su mismo centro. Es también imposible que tengamos una comprensión verdadera de la fe, si ignoramos que ésta consiste en la respuesta del corazón humano ante “la anchura, la longitud, la profundidad y la altura” del ágape de Cristo (Efesios 3:18 y 19). ¡No puede haber justificación o justicia por la fe, al margen de una profunda apreciación de ese amor! Como no se cansaron de repetir los apóstoles, la cruz vino a ser la verdad central del mundo. A la luz de la revelación traída por la cruz, todo ser humano se siente juzgado. La cruz viene a constituir la definición final del amor, y esa es la razón por la que ese ágape desplegado en la cruz revolucionó al mundo. ¡Permite que revolucione tu vida!

12. Para concluir estos tres estudios sobre el ágape, lee la oración de Pablo por ti (por “todos los santos”). ¿Responde tu corazón con un “Amén” ferviente a esa oración? Efesios 3:14-21
RESPUESTA: Si habita “Cristo ____ ___ ___ en vuestros corazones”, estáis “arraigados y cimentados en ______” y sois capaces de comprender con todos los santos las dimensiones del “______ de Cristo, que excede a _____ ______________, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.”

———-

Siguiente estudio: 7: Fácil salvarse, difícil perderse.

Volver al Indice.

———-

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

26, abril 2007

Aprendiendo sobre el “ágape”

Archivado en: amor,justificacion — ptorresm @ 10:43 pm


Buenas Nuevas de Jesús, con amor
Guía de estudio nº 5

Aprendiendo sobre el “ágape”

En el estudio anterior hemos comprendido nuestra profunda necesidad de amor:

(1) Nadie es capaz por sí mismo de amar a otro con ese tipo de amor que la Biblia presenta como el artículo genuino.

(2) Lo que poseemos en común con otras personas, incluidos los paganos, es la dotación natural del eros: el tipo de amor que ama a los demás porque nos resultan amables.

(3) La Biblia dice que “Dios es amor [ágape]”, el tipo de amor que ama a quien no es amable, incluso a sus enemigos.

(4) La Biblia dice que, a menos que poseamos el ágape, incluso aunque seamos capaces de hablar en lenguas angélicas, no somos más que címbalo que retiñe. Si “entendiera todos los misterios”, o si tuviera toda la fe, de tal manera que trasladara los montes, y no tengo amor (ágape), nada soy. Si repartiera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, de nada me sirve sin ese maravilloso don del amor ágape.

(5) El denominador común a todo ser humano es el temor, pero el ágape lo hace desaparecer en su totalidad. Eso nos lleva a reconocer que ¡no estamos sobrados de ágape!

(6) Nuestro amor común, lo que los griegos llamaban eros, depende del valor o belleza de lo que amamos. Pero el ágape es libre, es independiente y capaz de amar a quien es indigno de ese amor, incluso de amar a sus enemigos.

(7) El eros se funda en la noción de necesidad. El ágape, en contraste, no se funda en ella, ni se alimenta por deseo de recompensa alguno.

¿Cabe la felicidad sin el amor ágape?

1. A pesar de que no nos es algo natural, ¿cuán importante es el ágape? Juan 13:34

RESPUESTA:
“Un mandamiento nuevo os doy: que os ______ _____ __ ______; como yo os he amado, que también ___ ______ _____ __ ______.”

2. ¿Cuándo conocerá el mundo finalmente al verdadero pueblo de Dios? Juan 13:35
RESPUESTA: “En esto ___________ ______ que sois mis discípulos, si tenéis _____ los unos por los otros.”

3. Enumera siete características del ágape que te parezcan especialmente esenciales (de la lista que aparece en 1 Corintios 13:4-8)
TU LISTA: __________________________________________________________.

4. Si uno sigue a Cristo motivado por el aprecio que tiene por su amor [ágape], y no por el deseo egoísta de recompensa o de temor al castigo, ¿crees que prevalecerá? Relaciona 1 Corintios 13:8 con Juan 10:27-29
TU RESPUESTA: ___________________________________________________.

Nota: “No es el temor al castigo, o la esperanza de la recompensa eterna, lo que induce a los discípulos de Cristo a seguirle. Contemplan el amor incomparable del Salvador, revelado en su peregrinación en la tierra, desde el pesebre de Belén hasta la cruz del Calvario, y la visión del Salvador atrae, enternece y subyuga el alma. El amor se despierta en el corazón de los que lo contemplan. Ellos oyen su voz, y le siguen.” (El Deseado de todas las gentes, p. 446).

Más contrastes entre el ágape y el eros

El eros es un tipo de amor que busca a Dios. Ese es el fundamento de la mayoría de las religiones. Es la razón para la existencia de templos y santuarios. Es una búsqueda noble en apariencia. Pero el ágape es diferente: no es el hombre quien busca a Dios, sino que es Dios quien busca al hombre.

5. Lee Lucas 19:10 y observa la diferencia:
RESPUESTA: “El Hijo del hombre vino a _______ __ __ _______ lo que se había perdido.”

La mentalidad del eros nos hace imaginar a Dios como si jugara al escondite con nosotros, haciendo difícil que lo encontremos. Ir en su búsqueda se convierte en una ardua tarea, y nunca tenemos la seguridad de haberlo encontrado.

6. En contraste con lo anterior, ¿cuán cerca de cada uno de nosotros está Dios? Hechos 17:27; Juan 1:9
RESPUESTA:
“Ciertamente ___ _____ ______ de cada uno de nosotros.” Jesús era “la luz verdadera ____ ________ __ _____ _______.”

Nota: ¿Cuán cerca está Dios de ti? ¿Con cuánto fervor te está buscando? Está tan cerca como esa “palabra de fe” a la que se refiere Romanos 10:8 y 9, y que tu boca y tu corazón pueden pronunciar. Mediante esa palabra te ha encontrado ya. Está llamando a tu puerta en este momento (Apocalipsis 3:20).

7. Lejos de esconderse, ¿cuán cercano está de ti, desde el mismo nacimiento, aún sin que te dieras cuenta? Salmo 139:1-5, 7-13
RESPUESTA: “Todos mis caminos ___ ____ ___________… detrás y delante ___ __________ … me guiará tu mano y ___ ______ ___ ________.”

Otro contraste: El eros es un amor que está subordinado al valor atribuido a lo que se ama. De forma natural, tratamos mejor al profesor que al basurero (sin embargo, nuestra situación se volvería insoportable sin el segundo). Nuestra sociedad “ama” a las personas que “valen”, y valor suele ser sinónimo de educación académica, inteligencia o riqueza. Pero el ágape es distinto: no está subordinado al valor de lo que se ama. Es soberano e independiente. No depende del valor de la persona amada, sino que al contrario, le confiere valor al amarla.

8. Lee Isaías 13:12 y observa el fruto del ágape.
RESPUESTA: “Haré más __________ que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir ___ ____ ________.”

Nota: Imagina una piedra cualquiera de un solar. No tiene ningún valor. Pero supón que tomando esa piedra en tus manos, y amándola como hace una madre con su bebé, fueses capaz de convertirla en oro puro. ¿Qué valor tendría ahora? Eso es lo que el Señor hace por ti y por mí con su amor “ágape”. Ese es el amor que podemos recibir de él, y aprender a ejercitarlo en favor de nuestro prójimo.

El eros procura escalar posiciones, subir más arriba. Desea promoción. Es fácilmente visible en la escuela, en la empresa, en la política… ¡hasta en la iglesia!

9. ¿En quién se dio ese amor eros que busca “lo suyo”? Isaías 14:12-14
RESPUESTA:
En _________.

10. Por contraste, ¿hasta dónde está dispuesto a descender el ágape? Filipenses 2:5-8
RESPUESTA: Encuentra en el texto siete pasos en la humillación de Jesús, por contraste con el deseo de exaltación de Lucifer:

(1) “Siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse”. El Hijo de Dios depuso su corona voluntariamente, motivado por el ágape, su propio carácter.

(2) “Se despojó a sí mismo”. Cuando Cristo se despojó a sí mismo, estaba sometiendo eterna y voluntariamente todo lo que le era valioso, algo que sólo puede realizar el ágape.

(3) “Tomó la forma de siervo” (o esclavo). A los ángeles se los llama siervos o “espíritus ministradores” enviados para velar por nosotros (Hebreos 1:14). Si Cristo se hubiese hecho como uno de ellos, eso habría significado una gran condescendencia para él, puesto que él era su Creador y Comandante. Pero descendió aún más:

(4) “Se hizo semejante a los hombres”. Ningún ser humano ha caído tan bajo como para que al Hijo de Dios le resulte imposible de alcanzar. Y una vez que permitimos que ese amor se abra paso en nuestro corazón, toda traza del orgulloso sentimiento de sentirse más santo que otros desaparece, y eso nos permite alcanzar también el corazón de los demás.

(5) Más aún, “hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo”. Su madre le dio a luz en un humilde pesebre, se vio obligada a abrigarlo con pobres e improvisados harapos, y a transportarlo de la forma más precaria y simple. La suya fue la vida de un obrero menesteroso. Pero eso no es todo:

(6) Fue “obediente hasta la muerte”. El tipo de muerte al que fue obediente no consistió en una evasión de las responsabilidades. Consistió en ir al oscuro pozo sin fondo, a la condenación consciente y vital de cada célula de su ser, bajo el sentimiento del desagrado de Dios. Su séptimo y último paso lo aclara aún más:

(7) “Y muerte de cruz”. En los días de Jesús, la muerte de cruz era la más humillante y desesperada de las muertes. No sólo era la más cruel de cuantas se hubieran inventado, no sólo la más vergonzante –ser amarrado desnudo ante la multitud burlona que contempla tu agonía con satisfacción. La muerte de cruz llevaba en sí misma un horror más profundo que todo eso: Significaba la maldición del Cielo. El tipo de muerte que murió Cristo fue la de los perdidos, quienes perecerán finalmente en la mayor desesperanza, aquello que Apocalipsis denomina la “segunda muerte”. Esa fue la muerte a la que Jesús se hizo “obediente”. Clamó angustiado: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46). Medita en ello con atención y reverencia. Tú y yo somos quienes debiéramos hab-er atravesado esa experiencia, de no ser porque él tomó nuestro lugar y murió nuestra segunda muerte.

La medida real de la agonía de Jesús en la cruz

Los sufrimientos de Jesús fueron incomparablemente mayores que el simple padecimiento del dolor físico, o que la tortura de cualquiera de los mártires. No hubo fingimiento o trampa alguna en la carga que lo aplastó. Dice la Escritura: “Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).

¿Qué produce el pecado? “Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios y vuestros pecados han hecho que oculte de vosotros su rostro” (Isaías 59:2). La iniquidad separa de Dios, deja el alma en la más desesperante privación y soledad, destruye todo sentido de la seguridad. El Señor puso realmente sobre Cristo la iniquidad de todos nosotros. Eso significa que puso los mismos sentimientos de culpa, soledad, inseguridad y desesperación que tan bien conocemos. Fue eso lo que separó a Cristo de su Padre. Antes de comprender esa verdad, resulta difícil concebir que Cristo se hubiera sentido abandonado. La Biblia afirma que clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?” ¿Fue la exclamación de un actor dramático que no sentía lo que decía, o fue el sincero clamor de un corazón quebrantado por la amargura y la congoja? Cristo no llevó esa carga como solemos llevar un fardo sobre nuestros hombros. La llevó dentro de sí, en su propio ser.

Pedro especifica que: “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1 Pedro 2:24). Fue en su propio sistema nervioso, en su mente y en su ser donde llevó esa mortífera carga. Pablo fue incluso más explícito: [El Padre] “por nosotros lo hizo pecado” (2 Corintios 5:21).

Cristo no fue un pecador, jamás pecó. Pero se hizo “maldición por nosotros (pues está escrito: ‘Maldito todo el que es colgado en un madero’)” (Gálatas 3:13). El pecado y la maldición son aquí equivalentes. La afirmación de Pablo implica que la identificación de Cristo con el pecado, en la cruz, fue algo terriblemente real. “La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Si Cristo fue hecho pecado, hecho maldición por nosotros, está claro que debió igualmente sufrir la paga del pecado, la muerte. Cristo está muy cercano a nosotros “porque el que santifica [Cristo] y los que son santificados [los pecadores], de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos” (Hebreos 2:11).

¿Qué es la muerte? ¿Qué es la paga del pecado que Cristo sufrió? La Escritura presenta dos clases de muerte: una llamada “sueño” (Juan 11:11 y 13), que es la muerte a la que normalmente nos referimos. La otra es la auténtica, la segunda muerte (Apocalipsis 2:11; 20:6; 21:8). Significa la eterna separación de Dios, adiós a la esperanza y a la vida para siempre.
Fue esa segunda muerte la que Jesús sufrió. “Para que por la gracia de Dios experimentara la muerte por todos” (Hebreos 2:9). Puesto que él la experimentó por cada ser humano, ese “sueño” al que ordinariamente llamamos muerte no puede constituir aquello que él experimentó, dado que la sufre por sí mismo todo ser humano hasta hoy. Sea lo que fuere lo que Cristo sufrió, lo fue para que no tuviéramos que sufrirlo nosotros.

———–

Siguiente estudio: 6: Dios es Ágape.

Volver al Indice.

———–

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

13, marzo 2007

Lección 10: Una adopción maravillosa

Archivado en: justificacion,Vida Eterna — ptorresm @ 5:14 pm


En la lección 9 aprendimos que el pecado es desobediencia hacia la voluntad de Dios, y que la paga del pecado es muerte. Adán y Eva escogieron pecar, y cada uno de sus descendientes siguió la misma suerte. La Biblia dice que “todos pecaron”. También hemos aprendido que a pesar de todo, Dios nos ama y no quiere que nadie muera; también es un Dios justo, y no puede ignorar el pecado.

Dios proveyó una solución en la que su misericordia y su justicia pueden ser mantenidas. Su justicia pudo verse cumplida en dos sentidos: 1. La pena de muerte se aplicó. 2. Ningún hombre podrá decir que Dios lo trató de modo desagradable, porque Dios le dará a cada ser humano la oportunidad de elegir por sí mismo el bando en el que quiere estar, en el lado de la rebelión y del pecado junto a Satanás, o en el lado del Dios de Amor. La misericordia de Dios se reveló en el Don de su Hijo para morir en el lugar del hombre; entonces Dios tuvo campo libre para perdonar el pecador.

Hoy aprenderemos a aceptar la maravillosa provisión de Dios para nuestra salvación. La Biblia hizo esto de modo muy sencillo, de forma que hasta un niño podría entenderlo. Aún hay miles que no la ha conocido, ni tienen la mínima idea en qué consiste la misericordia de Dios, y menos aún en cómo aceptarla. A menudo es bueno que nos detengamos para preguntarnos algunas cosas que damos por entendidas. Es fácil usar libremente ciertos términos y frases sin llegar a comprender completamente su significado.

Que Dios le bendiga mientras estudia la respuesta a la gran pregunta más importante jamás preguntada: ¿Cómo puedo ser salvo?

LECCIÓN 10. UNA ADOPCIÓN FABULOSA.

Lectura bíblica: Lucas 15:11-32.

María acababa de llegar a América a bordo de un enorme avión de línea regular. Junto con otros cientos de pasajeros, ella había recorrido los pasillos del aeropuerto de los Ángeles, preparándose para enfrentar una nueva vida en tierra extraña. Para poder llegar a ser una enfermera acreditada, María tenía que conseguir su documentación de ciudadanía. “¿Jura renunciar su fidelidad a todos los demás reyes, potestades, naciones, o gobiernos?”, preguntó el oficial. Finalmente llegó el día cuando, junto con otros veinte inmigrantes, María estaba de pie delante del juez, para recibir el documento que la hacía ciudadana de los Estados Unidos, con el derecho de disfrutar de todos los beneficios que este país puede ofrecer.

Hoy vamos a aprender cómo ser ciudadanos del reino de los cielos y estar autorizados a participar de todos los beneficios que éste ofrece.

1. LOS PAPELES DE ADOPCIÓN.

1. ¿Qué dijo Jesús que era necesario para participar del reino de Dios? Juan 3:3
_______________________________________

2. ¿Qué pregunta formuló Nicodemo de inmediato? (versículo 4)
___________________________________

Los convertidos del paganismo a la fe judía, eran a menudo comparados con un niño nacido de nuevo, por eso Nicodemo tuvo que darse cuenta de que Cristo estaba hablando en un sentido espiritual. ¿Porqué entonces parecía tan sorprendido? Como israelitas por nacimiento, los judíos se consideraban a sí mismos automáticamente ciudadanos del reino de Dios, y no sentían necesidad alguna de ningún cambio. Irritado por esta familiar ilustración que Cristo había hecho, el orgullo del fariseo luchaba contra su honesto deseo de saber la verdad.

3. ¿Mediante qué poder nace uno de nuevo? (Versículos 5-8; lea también Romanos 8:14)
_______________________________________

Escuche la brisa que pasa a través de las ramas de los árboles. La puede escuchar, pero ¿la ha visto alguna vez? Así sucede con el trabajo del Espíritu Santo en el corazón. Mientras el Espíritu de Dios entra en el corazón humano, la vida en sí misma es transformada. Pensamientos pecaminosos y malas acciones son vencidos, y el amor gozo y paz toma el lugar de la ira, celos y contiendas. Nadie puede ver la mano que levanta la carga, o detecta la luz cuando desciende de lo alto, pero la bendición no es menos real. Al rendirse el alma a Dios por Fe, este poder que ningún ojo humano puede ver está creando realmente un nuevo ser, un nuevo corazón.

4. ¿Qué más hace el Espíritu Santo? Romanos 5:5
____________________________________

5. ¿Cómo describe Pablo a la persona nacida de nuevo? 2ª Corintios 5:17
____________________________________

6. ¿Qué es lo que hacen aquellos que han llegado a experimentar el milagro del nuevo nacimiento? 1ªJuan 3:1, 2
____________________________________

Sólo por adopción puede una persona cambiar de familia. Lo mismo se aplica a la vida espiritual. Sólo a través de “un nuevo nacimiento”, puede una pasar de la familia de Adán a la familia de Dios. Este nuevo nacimiento es la adopción cristiana en la nueva familia de Dios.

7. ¿Quién hizo posible que los hijos de Adán fuesen adoptados en la familia de Dios? Gálatas 4:4-7
_______________________________________

2. EL COSTO DE LA ADOPCIÓN.

1. Por virtud de su adopción, ¿qué más llegan a ser los hijos de Dios? Gálatas 3:29 y 4:7
_______________________________________

2. ¿Qué se les prometió a los herederos de Cristo? 1ªJuan 2:25
____________________________________

3. ¿Dónde está esa herencia ahora? 1ªPedro 1:4
____________________________________

4. ¿Cuál es el costo de llegar a ser hijos de Dios y ser acreditados para la vida eterna? Romanos 6:23
_______________________________________

La salvación es un regalo a pesar de que Jesús diga que aquellos que la obtengan deban sacrificarlo “todo” (lea Lucas 14:33; Mateo 13:44-46). Jesús me amó hasta tal punto que si yo hubiese sido la única persona en la tierra que hubiese pecado, ¡habría muerto por mí solo! A cambio, Él me pide ponerlo en primer lugar en mi vida, por encima de cualquier otra persona o cosa.

El catorce de Noviembre de 1973, la princesa Ana Elisabeth Alicia Luisa se casó con el capitán Marco Antonio Pedro Felipe en la histórica abadía de Westminster en Londres. A pesar de que el capitán Felipe nació en un hogar común, llegó a ser un miembro pleno de la familia real. Él permanecía ahora en una nueva relación, el pasado fue puesto a un lado. Muchos probablemente se rieron mientras le escuchaban pronunciar que la dotaba con todos sus bienes materiales. ¡Qué podía él darle a ella! Aun así, él prometió dar lo poco que tenía a aquella con la que se había comprometido a permanecer toda su vida. Y ella, a cambio, le prometió su entera fortuna y bienes terrenales para suplir sus necesidades a través de los años venideros.

Lo mismo sucede en nuestra relación con nuestro Señor Jesús. Cuando llegamos a ser sus hijos adoptivos, todo lo que Él llega a ser es nuestro, y todo lo que tenemos y somos es suyo. Es la calidad de la relación lo que importa, no la cantidad o lo que tengamos que ofrecer. (Adaptado de “Todo lo que el Rey quiere es—” por Marjorie Collins, en Eternity magazine, 1974.)

5. ¿Cómo experimenta una persona el nuevo nacimiento? Juan 1:12, 13
________________________________________

6. ¿Cómo recibe uno a Jesús? Juan 3:16
________________________________________

Un obrero evangélico estaba hablando con una mujer, la cual dijo que quería creer en Jesús pero que no sabía cómo.

- “¿Desde cuándo es usted la Sra. de Smith?”, preguntó el obrero.
- “¿Porqué?”, replicó ella. “Desde que me casé con el Sr. Smith”.
- “¿Cómo llegó a ser usted la Sra. De Smith?”
- “Bueno, cuando el pastor dijo: ¿Quieres a este hombre como esposo?”
- “Usted dijo”, interrumpió el obrero, “ya veré, o eso espero, o lo pensaré”.
- “¡Por supuesto que no!”, exclamó ella. “Dije: Sí, quiero”.
- “Sra. Smith, Dios le está preguntando: ¿Quieres tomar a mi hijo como tu Salvador?”
- “¡Sí, quiero!”, exclamó con alivio. “¿Eso es todo? Qué tonta he sido de no haberlo hecho antes. Sí, acepto a Jesús como mi Salvador personal.”

La fe es un acto de la voluntad para recibir a Cristo. De cualquier modo, esto envuelve más que una mera creencia intelectual en Jesús como hijo de Dios y su muerte por nuestros pecados. La Biblia nos cuenta que los demonios creen en Dios y tiemblan (Santiago 2:19). ¡Bien pueden temblar, porque quién conoce mejor que Satanás la realidad de Dios y la certeza de su castigo!

Pablo dijo: “Porque por gracia sois todos salvos, a través de la fe, y esto no es de vosotros, sino un regalo de Dios” (Efesios 2:8). “Fe… es una palabra que usamos para describir una relación con Dios como con una persona bien conocida. Cuanto mejor lo conocemos, mejor puede funcionar esta relación. Fe implica una actitud de amor, confianza y profunda admiración hacia Dios. Significa tener suficiente confianza en Él, basada en algo más que evidencias reveladas. Confianza que lleva a la voluntad de aceptar cualquier cosa que Él diga, lo que él ofrezca, y cumplir cualquier cosa que Él desee (sin reservas) por el resto de la Eternidad. Cualquiera que tenga esta clase de fe se asegura perfectamente la salvación. La fe es el único requisito para el cielo” (¿Se puede confiar en Dios? Por A. Graham Maxwell, pág. 46).

7. Cuando la multitud preguntó a Pedro qué tenían que hacer, ¿qué respondió? Hechos 3:19 y 2:38
________________________________________

El arrepentimiento conlleva un genuino pesar por parte del pecador, porque su pecado crucificó al Hijo de Dios. Cuando él se dé cuenta de esto, retornará de sus pecados para seguir al salvador.

3. LOS PRIVILEGIOS DE LA ADOPCIÓN.

1. ¿Qué seguridad nos da Dios de que nuestros pecados serán perdonados? 1ª Juan 1:9
_______________________________________

2. ¿Cuán completo es el perdón de Dios? Isaías 1:18
____________________________________

Por ser mi sustituto y morir en mi lugar, Jesús ganó el derecho de perdonarme. En el momento en el que pongo mi confianza en Él y mi voluntad para creer lo que Él diga, para aceptar lo que ofrezca, y hacer lo que pida, experimento el nuevo nacimiento y llego a ser un miembro de su familia. Pablo llama a esto “justificación”. Eso quiere decir que Dios ahora me mira y me ve ¡como si nunca hubiera pecado! No es extraño que esto esté más allá de mi comprensión. ¿Cómo puede Él hacer esto? Porque allí en la cruz Dios puso tus pecados y mis pecados, y los pecados de todo hombre, mujer y niño, sobre su hijo (lea Isaías 53:6). Él permitió que Cristo muriese por esos pecados. Esto significa que Dios tuvo que tratar con Su propio Hijo como con un pecador, en lugar de hacerlo con nosotros. Y aceptando este sacrificio (este gran regalo) usted y yo somos libres.

3. ¿Qué clase de libertad nos justifica o nos da el nuevo nacimiento? Romanos 6:14, 15
____________________________________

La persona que viene hacia la Cruz, nace dentro de la familia real de Dios, tendrá un amor más profundo por Aquél que hizo esto posible. Tendrá un nuevo y más profundo respeto por la Ley de Dios y deseará poner sus propios pensamientos en armonía con los de su nuevo Padre. Pablo dice que tal persona “siempre estará intentando averiguar lo que complace al Señor” (Efesios 5:10), así como Jesús siempre hizo todas las cosas para complacer a su Padre (Juan 8:29). ¡Nunca olvide esto! El hombre que está realmente bajo la gracia nunca quiere volver a pecar.

UNA HISTORIA INTERESANTE.

Hace algunos años apareció el siguiente artículo en un periódico de California del Sur:
“Un joven hombre que vivió en los estados del Oeste nunca hizo nada muy malo. Pero un día mientras jugaba a las cartas perdió el control. Tomando un revolver, disparó y mató a su oponente. Fue arrestado, juzgado y sentenciado a la horca.

A causa de la buena vida que él llevó previamente, sus familiares y amigos presentaron una petición de indulto. Pareció como si todo el mundo la quisiera firmar. No pasó mucho tiempo hasta que otros pueblos y ciudades supieron del asunto, y gente de casi todo el estado la firmaron.

Finalmente, fue llevada al gobernador, sucediendo que era cristiano. Lágrimas cayeron de sus ojos mientras miraba las enormes canastas llenas de peticiones. Decidió perdonar al joven hombre; así que, escribiendo una carta de perdón, la puso en su bolsillo. Vestido como sacerdote se dirigió a la prisión.

Mientras el gobernador se aproximaba a la celda de la muerte, el joven hombre saltó hacia los barrotes exclamando: ¡Lárgate de aquí, no te quiero ver! ¡Ya he tenido suficiente religión en casa y siete tipos de tu clase ya me han visitado!

El gobernador interrumpió: “Pero espera un momento joven, tengo algo para ti, déjame hablar contigo”.

Exclamó el joven muy enojado: “Escucha, si no te vas de aquí ahora mismo, llamaré al guarda para que te saque de aquí”.

El gobernador continuó: “Pero joven, tengo noticias para ti, de las mejores, ¿no quieres que te las cuente?”

El joven replicó: “Ya has oído lo que he dicho, y si no te vas inmediatamente llamaré a los guardias”.

La respuesta del gobernador fue: “Muy bien”. Y el gobernador se marchó con el corazón triste.

Unos momentos más tarde se acercó el guarda y le dijo: “Bueno joven, veo que has tenido la visita del gobernador”.

“¡¿Qué?!”, gritó el joven, “ese hombre vestido con el hábito de un clérigo ¿era el gobernador?”

El guarda replicó: “Era él, y tenía un perdón en su bolsillo para ti, pero tú no le quisiste escuchar”.

“Dame pluma, tinta y papel”, dijo el joven. Y sentándose escribió: “Querido gobernador, le debo una disculpa. Siento mucho el modo en que le traté…”

El gobernador recibió la carta y la puso boca abajo y escribió en la parte de atrás: “No estoy más interesado en este caso”.

Llegó el día de la muerte para este joven. Se le preguntó: “¿Quiere decir algo antes de morir?”

“Sí, díganle a los jóvenes de América que no voy a morir por mi crimen, no voy a morir porque soy un asesino. El gobernador me perdonó, pude vivir. Dígales que voy a morir porque no acepté el perdón del gobernador”. (The Arlington Times, 26 de Agosto de 1954, mencionado en el Nuevo Testamento por Elden K. Walter, 1971, págs. 110, 111).

———–

¿A aceptado usted el perdón del Rey del universo por sus pecados, el cual vino desde el cielo a esta prisión del pecado para ofrecérselo? Nadie en esta tierra necesita perderse porque haya quebrantado la Ley de Dios y cometido crímenes en contra del gobierno del cielo. Jesús mismo pagó la pena de muerte por usted en la cruz. Cada uno que se pierda, lo hará porque habrá rechazado el perdón de Dios.

Si todavía no ha experimentado la paz del amor perdonador de Dios, si usted no conoce el gozo de un rendimiento total a su Salvador, ¿no se rendirá usted a Él ahora mismo, donde quiera que esté?

————-

Siguiente estudio: Lección 11: ¿Hay vida después de la muerte?

Volver al índice.

————

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

Lección 9: El pecado y su curación.

Archivado en: justificacion,pecado,Vida Eterna — ptorresm @ 5:00 pm


El anciano conserje de la Catedral de Winchester nunca se cansó de contar la historia de una de las batallas más significantes de la historia (entre el Duque de Wellington y Napoleón Bonaparte). Las noticias de la batalla alcanzaron Inglaterra a través de un barco que llegó a la costa sur, y fue llevada por semáforo (fuego en lugares altos) hasta la catedral de Winchester, y a Londres.

El populacho esperó a que el semáforo deletreara las palabras:

“W-E-L-L-I-N-G-T-O-N V-E-N-C-I-D-O…”

En ese momento una densa niebla se asentó, y se mandó este mensaje incompleto a Londres. El desánimo se asentó sobre el lugar. Las calles se llenaron de barricadas. Las mujeres y los niños se prepararon para defender su tierra en las calles y en los campos, si fuese necesario. Pero al final la niebla se levantó, y las señales del semáforo llegaron de nuevo:

“W-E-L-L-I-N-G-T-O-N V-E-N-C-I-D-O E-N-E-M-I-G-O.”

¿Se puede imaginar el delirio de gozo y alegría corriendo como fuego en las praderas, siendo más emocionante ahora al haberse mal entendido la primera vez?

¿No es esta experiencia paralela a la de los discípulos, después de la crucifixión de su Señor? El sol se negó a iluminar la escena. La oscuridad cubrió la tierra. El resonar de los truenos redujo la fe de aquellos once hombres a dos palabras: “J-E-S-U-S V-E-N-C-I-D-O…”

Mientras colocaban su cuerpo sin vida en una tumba prestada, su depresión aumentó. “Confiábamos en que era Él quien tenía que redimir a Israel”, balbucearon. Su esperanza había sido aplastada. El que esperaban que iba a ser el Mesías, aparentemente no lo fue.

Pero entonces, mientras la luz irrumpía en la mañana de resurrección, el mensaje que debió ser entendido por sus más cercanos seguidores, comenzó a esclarecerse. Y el mundo desde entonces ha sido capaz de leer el mensaje glorioso y lleno de vida: “J-E-S-U-S V-E-N-C-I-D-O E-N-E-M-I-G-O.”

¿Hay alguna noticia mejor? ¿Hay algún paisaje mejor que la solitaria colina en las afueras de Jerusalén? Para aprender lo que sucedió allí realmente, toma toda una vida. Pero podemos empezar. Y la persona que dirige su atención hacia esa colina, y observa honesta y largamente a Uno colgando en los ásperos y horrorosos maderos de una cruz, entre dos ladrones, nunca será el mismo. Por lo tanto, ¿qué puede ser más apropiado que el preguntarse uno a sí mismo honestamente sobre aquella tremenda ocasión?

¿Qué sucedió realmente en el Calvario? ¿Por qué era necesario? ¿Y cómo me afecta a mí, 2000 años más tarde? Este es el contenido de nuestra lección hoy.

LECCIÓN 9: EL PECADO Y SU CURACIÓN.

Lectura bíblica: Romanos 3:10-31; Efesios 2:1-10.

¿Se ha parado a pensar alguna vez cuán peligroso es el pecado? No siempre puede ver el pecado, ni tocarlo ni sentirlo. Dios mismo no nos lo puede explicar, por lo que ni hombres ni ángeles lo pueden entender. Él sólo pudo estar al lado y permitir que todo el universo lo vea en marcha y experimentar sus efectos.

El pecado puede parecer poco dañino, pero de cualquier modo ha afectado a la raza humana. Una desintegración, un deterioro, un cambio devastador ha sucedido. Ha teñido completamente nuestra naturaleza, de modo que cuando lo reconocemos a medias, y deseamos escapar, nos encontramos sin ayuda. Llámelo como quiera, cada hombre, mujer y niño están indefensos ante ello. Sin solución, de no haber sido por el acto generoso del Hijo de Dios, quien se arriesgó a morir por cada ser humano.

1. EL PROBLEMA DEL PECADO.

1. ¿Qué instrucciones dio Dios a Adán? Génesis 2:15-17
_______________________________________

2. ¿Qué podía suceder si el hombre desobedecía y comía del árbol prohibido? (Versículo 17)
_______________________________________

Aunque nuestros primeros padres fueron creados inocentes y santos, no estaban fuera de la posibilidad de hacer lo incorrecto. Fueron creados con la capacidad de apreciar la sabiduría y la benevolencia del carácter de Dios, y la justicia de sus mandamientos; eran libres de obedecer o desobedecer. El árbol del conocimiento del bien y del mal tenía que probar su lealtad y amor hacia Aquel que los creó. Era “obedecer y vivir; desobedecer y morir.”

3. ¿Cómo siguieron Adán y Eva las instrucciones de Dios? Génesis 3:1-6
_______________________________________

4. Por causa de la desobediencia del hombre, ¿a qué se vio Dios forzado a hacer? (Versículos 22-24)
_______________________________________

Esto no significaba que tenían que morir ese mismo día, pero la irrevocable sentencia sería pronunciada. La inmortalidad era condicional a la obediencia; el día que desobedeciesen, perderían la vida eterna y terminarían muriendo.

5. ¿Cómo afecta el pecado en la relación entre el hombre y Dios? Isaías 59:2
___________________________________

Cuando la conexión entre el hombre y Dios fue deteriorada por el pecado de Adán, el hombre fue arrancado de la fuente de la vida e inmediatamente comenzó a morir. Esta muerte iba a ser permanente, si Dios no hubiese puesto en marcha su plan para salvar al hombre.

6. ¿Cuáles fueron los terribles resultados del pecado de Adán? Romanos 5:12
___________________________________

7. ¿Cuál es la paga del pecado? Romanos 6:23
___________________________________

8. ¿Cuántos son pecadores e injustos? Romanos 3:23, 10-12; Isaías 64:6
___________________________________

Cristo dijo que el odio en el corazón del hombre, la lujuria en sus ojos, e incluso las palabras malsonantes que se hablan son consideradas como pecado por Dios. (Lea Mateo 5:21-28; 12:36). Si sólo cometiésemos tres pecados al día, esto ¡se convertiría en 1000 actos pecaminosos cada año, de los cuales seríamos culpables! Multiplique su edad por 1000 para ver cuántos podrían haber sucedido durante su vida.

9. ¿Se puede el hombre salvar a sí mismo de su condición pecadora? Jeremías 13:23
___________________________________

10. ¿Por qué es el hombre impotente ante el poder del pecado? Romanos 7:14
_______________________________________

¡Qué dilema! Somos pecadores, y la paga del pecado es la muerte. Además no hay forma de salvarnos a nosotros mismos.

11. ¿Cómo reaccionó Pablo cuando se dio cuenta del dilema en el que se encontraba a causa de su naturaleza pecaminosa? (Versículo 24)
____________________________________

12. ¿Hay alguna esperanza para el hombre? ¿A través de quién? (Versículo 25).
____________________________________

2. LA SOLUCIÓN AL PECADO, o lo que sucedió en el Calvario.

Un día, mientras un grupo de pintores trabajaba en lo más alto de un faro, ocurrió un accidente que nunca iba a ser olvidado por aquellos que lo vieron. Suspendido en un andamio a unos 20 metros de altura, uno de los pintores dio un paso atrás demasiado lejos, perdió su equilibrio, y cayó al vacío hacia las rocas de abajo, a una muerte segura.

Los compañeros se apresuraron en bajar sus escaleras al pie del faro. Pueden imaginarse su conmoción cuando descubrieron un maltrecho, pero aparentemente ileso, pintor sentado en el suelo. A su lado estaba el cuerpo roto de una blanda y lanosa oveja. En vez de morir, el hombre estaba conmocionado. ¡Pero la oveja estaba muerta!

El pecado, como hemos aprendido, es la transgresión de la Ley de Dios, y la pena por ello es la muerte. El hombre quebrantó la Ley, poniéndose así bajo la pena de muerte. Esto no podía ser ignorado. Si el hombre tenía que salir de la red del pecado, algo tenía que ser hecho. Este pintor nos representa a usted y a mí. La oveja muerta es Jesús, el Cordero de Dios, y lo que Él hizo para salvarnos de la muerte.

1. ¿A través de quién nos limpia Dios de pecado? Juan 1: 29
____________________________________

2. ¿Cómo quita Jesús, el cordero de Dios, nuestros pecados? Romanos 5: 6-9
________________________________________

3. ¿De qué modo se encargó la muerte de Jesús de nuestros pecados? 1ª Pedro 2:24
________________________________________

4. Mientras Jesús estaba colgado en la cruz, ¿qué colocó Dios sobre Él? Isaías 53:6 (última parte).
________________________________________

¡Jesús realmente tomó nuestros pecados sobre Él, como si fueran los suyos propios! Él murió en mi lugar. ¡Él se convirtió en mi sustituto y tomó mi pena de muerte! En 2ª Corintios 5:21 Pablo dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros (Dios) lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él”. Esto es más de lo que la mente humana puede comprender. ¡Qué es lo que Pablo quiere decir cuando declara que Jesús fue hecho pecado! Sólo puede significar una cosa: ¡El Señor realmente puso sobre Jesús mis pecados! ¡De hecho es como si Él mismo hubiese cometido ese pecado, y no yo! Un escritor lo expresó de forma muy bonita: “Cristo fue tratado como nosotros merecemos, para que nosotros podamos ser tratados como Él merece. Fue condenado por nuestros pecados, en los que Él no había sido partícipe, para que podamos ser justificados por su justicia, en la cual tampoco hemos participado. Él sufrió la muerte que era nuestra, para que nosotros podamos recibir la vida que era suya” (Deseado de todas las Gentes, Pág. 25). Cuando vemos lo qué realmente sucedió en el Calvario, sólo podemos exclamar con el autor de la canción: “¡Qué maravilloso Salvador es Jesús mi Señor!”.

Es por todo esto por lo que el Calvario es vitalmente importante para todo habitante de este planeta de pecado. Es el único lugar donde el culpable puede ser perdonado. Un amigo puede escuchar y simpatizar, un pastor puede dar un consejo, un médico puede explicar nuestros dolores, pero ninguno puede hacer nada sobre la culpabilidad, excepto llevarnos a la Cruz. En ningún lugar, excepto en la Cruz, se ha hecho algo por el pecado. En ningún otro lugar nadie ha tomado mi puesto y experimentado la pena de muerte por mí.

Durante unos minutos vamos a intentar comprender un poco más ampliamente lo que se cumplió cuando Jesús colgaba de la Cruz, entre el cielo y la tierra, muriendo por su pecado y los míos.

5. ¿Qué abolió Jesús? ¿Qué dos cosas trajo a la luz? 2ª Timoteo 1:10
________________________________________

Algunas veces es difícil para la mente humana, comprender cómo la muerte de uno solo pudo cubrir la pena de muerte para todos. Algunos textos nos pueden ayudar a entender esto mejor.

3. CRISTO, EL SEGUNDO ADAN.

1. ¿A través de que hombre entró la muerte a la humanidad? 1ª Corintios 15:21, 22
_______________________________________

¿Por qué pasó la muerte a todos cuando Adán pecó? Adán, recordará usted, que fue el padre de la raza humana. Las leyes de la herencia aseveran que uno no puede trasmitir a su descendencia ninguna característica que sus propios genes no poseen. Un hombre con ojos marrones se casa con una mujer de ojos también marrones. ¿Tendrá el hijo ojos azules? No, eso mismo sucedió con Adán y Eva. Cuando ellos pecaron ya no tenían más la naturaleza justa. Por lo tanto, ellos sólo pudieron trasmitir a su descendencia lo que ellos eran y tenían, una naturaleza pecaminosa (carnal), y “ocuparse de la carne es muerte” (Romanos 8:6).

La raza humana estaba perdida como resultado de la desobediencia de un solo hombre. Lo que la humanidad necesitaba ahora, era un nuevo padre (un perfecto padre). Uno que nunca hubiese pecado. ¡Y aquí está la maravilla, la maravillosa belleza y simplicidad del plan de Dios! Jesús se convirtió en hombre, vivió una vida perfecta, pagó la pena de muerte del hombre, ¡y entonces se ofreció a adoptar a todos los hijos de Adán! Él tomó el lugar de Adán como cabeza de la familia humana. ¡Él se convirtió en nuestro nuevo Padre!

2. ¿Cómo llama Pablo a Cristo? 1ª Corintios 15:45
________________________________________

En el versículo 47 el contraste entre Adán y Cristo continúa: “El primer hombre (Adán) es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del Cielo.” Ahora no puede haber duda de a quién se refiere Pablo. Es por esto por lo que Cristo a menudo se le llama el “segundo” o “último” Adán.

3. A pesar de que solemos pensar en Cristo como el Hijo de Dios y nuestro “hermano mayor”, ¿Qué otros títulos posee que muestra su estrecha relación con el hombre? Isaías 9:6
________________________________________

Por su encarnación en la familia humana, Jesús estuvo cualificado para llegar a ser el segundo Adán, o el nuevo Padre de la raza humana.

4. ¿A quién venció Jesús por nosotros? Hebreos 2:14
____________________________________

5. ¿Qué clase de vida vivió Jesús? Juan 8: 46; 1ª Pedro 2:21, 22
____________________________________

Desde que el pecado es transgresión de la ley (1ª Juan 3:4), y la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23), se deduce que para tener vida eterna hay que guardar la ley perfectamente. Pero también hemos aprendido que cualquier ser humano en su naturaleza carnal y pecaminosa es imposible guardar la ley. Jesús es el único Hombre que jamás anduvo sobre esta tierra para rendir perfecta obediencia a la ley. Esto también juega una parte muy necesaria en el plan de la salvación.

6. ¿Qué es lo que cumplió Jesús por nosotros a través de su obediencia a la ley de Dios? Romanos 5:19
_______________________________________

Para resumir cómo Cristo llegó a ser un perfecto, un completo sustituto para el hombre, podemos decir:

- Cuando Cristo vivió, yo (de hecho, todos) viví en Él (1ª Juan 4:9).
- Cuando Cristo pagó la pena por el pecado, yo la pagué en Él (Romanos 8:17).
- Cuando Cristo murió, yo morí en Él (2ª Corintios 5:14).
- Cuando Cristo resucitó, fui restaurado al favor de Dios en Él (Romanos 5:10).

7. ¿Cómo expresó Pablo esto? Efesios 1:6
_______________________________________

Cuando Martín Lutero comprendió este concepto, exclamó: “La forma de hablar, de actuar y de expresarse de Jesús, son las mías; su sufrimiento y muerte también son tan míos como tiempo he vivido, hecho, hablado y sufrido, y muerto como Él lo hizo”.

8. ¿Cuánto hay del acto de liberación de Dios en Cristo? Romanos 5:18
____________________________________

Sí, Jesús abarcó a toda la raza humana por completo, cuando derramó su preciosa sangre.

9. ¿Cuántos quiere nuestro Salvador que sean salvos? 1ª Timoteo 2:4
____________________________________

Ninguna persona que haya vivido, necesariamente está perdida. Jesús puso la salvación al alcance de todos. Él no hubiera pagado el terrible precio por nosotros si no nos hubiese querido. El juego del béisbol estaba en su novena entrada, el equipo contrario ganaba por una carrera. Era la última oportunidad del equipo local. Con dos expulsados y un corredor en la tercera base las personas estaban tensas y muy agitadas. “¡Strike 1!”. “¡Strike 2!”. El movimiento para el lanzamiento crucial, un poderoso balanceo, y el sonido al golpear la bola… ¿Sería posible? Mientras la bola salía disparada por encima de las vallas, los seguidores del equipo se volvieron como locos. “¡Hemos ganado!” Gritó todo el mundo. ¿Nosotros?

Ahora, en realidad ¿quién ganó? ¿Jugué yo? ¿Fueron los seguidores del equipo los que batearon la bola? ¡Por supuesto que no! Aunque aclamemos la victoria junto con el equipo, aún así nosotros nos alegramos juntamente. Nos identificamos con ellos. ¡Ellos están jugando para nosotros! ¡No es de extrañar que se llame el deporte del espectador!

¿Lo ha entendido? Si la gente puede llegar a estar tan entusiasmado sobre los éxitos de unos pocos hombres bateando una pelota, o corriendo de una punta a otra de un campo con un guante de piel, ¿qué clase de gozo debería animarnos mientras consideramos cómo Cristo vino a la tierra para tomar nuestro lugar en la arena de la vida y la muerte? En mi nombre y por mí Él corrió hasta la meta para ganar una victoria eterna por mi. “¡Se acabó!” Gritó Él. ¡Y en este grito destruyó el pecado, crucificó mi vieja naturaleza pecaminosa, proveyendo una justicia para mí de la que nunca yo podría habérmela asegurado, y derrotó para siempre al mal en sí mismo!

Mirando a Cristo nuestro sustituto, podemos finalmente gritar, ¡hemos ganado! Su victoria es nuestra, porque fue realizada en nuestro nombre. ¡Este es el evangelio! Hemos ganado por Él y en Él. Redimidos por su perfecta obediencia a la Ley, no la nuestra, sino la Suya. Y todo lo que es suyo es nuestro, si aceptamos sus términos de misericordia. La semana que viene aprenderemos como llegar a ser los hijos adoptivos de este victorioso Padre.

————-

Siguiente estudio: Lección 10: Una adopción maravillosa.

Volver al índice.

————

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.