Estudios Biblicos

30, noviembre 2008

LECCIÓN 23: LA IGLESIA DE DIOS EN EL APOCALIPSIS

Archivado en: Adornos y Joyas,vestido — ptorresm @ 9:57 pm


INTRODUCCIÓN

Apocalipsis nos habla de dos mujeres. Inmediatamente podemos notar que hay un contraste bien marcado entre estas dos mujeres. Una de ellas aparece como una mujer muy buena, como símbolo de la verdadera iglesia de Dios en la tierra. La otra, sin error alguno, aparece como una mujer mala, simboliza otra iglesia, algo muy repulsivo y abominable para Dios.

No nos preocupa tanto QUIÉNES son estas mujeres sino, el CÓMO ESTAN VESTIDAS. Su vestido nos da la clave para identificar su carácter. Y siendo que es Jesucristo que nos presenta estos dos símbolos en el Apocalipsis, el atavío de estas dos mujeres nos da una clara percepción en cuanto a lo que a Él le gusta o le disgusta cuando se trata de la ropa que los humanos usamos. Por supuesto, también estudiaremos otros pasajes de la Biblia que contienen la enseñanza de Dios en cuanto a la indumentaria, y nos darán una clara percepción en cuanto a cómo Dios desea que nos vistamos los cristianos.

LA ROPA QUE A DIOS LE AGRADA

1. ¿De qué proveyó Dios personalmente, a Adán y Eva, tan pronto como pecaron? Génesis 3:21.
“Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.”

Aquí podemos notar a Dios, preocupado por la apariencia exterior de estos dos primeros pecadores. Fue el primer cuidado que tuvo Dios por ellos. Como es evidente, por los muchos consejos en cuando al vestir que aparecen en Su Palabra, Dios todavía sigue interesado en nosotros y nuestra apariencia exterior.

2. Cuando Dios personalmente tenga que proveer vestido para los humanos, ¿cómo será? Apocalipsis 3:4, 5.
“Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.”

3. ¿Cuál es el propósito principal que tiene Dios al vestirnos? Apocalipsis 3:18
“Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.”

El vestido fue originalmente dado, no para atraer la atención inmodesta a la figura de nuestro cuerpo, sino pura cubrirnos adecuadamente, de manera que no se viera una actitud impropia. Y el propósito principal de las modas del mundo, es lo opuesto: para hacer resaltar la atracción sexual de nuestro cuerpo humano. Esta es la razón por la cual los cristianos no pueden aceptar todas las modas y diseños de nuestros días, sino que debemos seleccionar nuestros vestidos, con el propósito de agradar a Dios en primer lugar.

4. ¿Qué clase de vestido notó Juan que tenía la mujer buena de Apocalipsis? Apocalipsis 12:1.
“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.”

No podemos evitar ser impresionados por la simplicidad, y sencillez del vestido que la cubre. Esto es para representar al pueblo con el cual Dios se agrada. Dios vistió a esta mujer simbólica, con el vestido que le agrada.

5. ¿Qué hace que la mujer sea más bella que ninguna otra cosa? 1 Pedro 3:3-5.
“Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos”.

6. ¿En qué es menester que hagamos esfuerzos, para ser aceptados delante de Dios? Romanos 12:1.
“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”

Podemos hacer que nuestro cuerpo sea presentable, o rechazable para Dios. De la misma manera que en el mundo, por la forma en que nos vestimos y nos peinamos, podemos ser aceptables o desechables. ¡Dios nos observa!

VESTIDOS QUE DIOS DESECHA

7. ¿Cómo estaba vestida la otra mujer de Apocalipsis? Apocalipsis 17:1-5.
“Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.”

Aquí vemos como Dios nos describe el carácter detestable de esta mujer, por el vestido que lleva. El vestido que usamos refleja nuestro carácter. Y lo contrario es también verdad: el vestido que llevamos va a influenciar nuestro carácter, y también el de aquellos que nos ven.

8. Tan pronto como el pecado se desarrolló en su corazón, ¿que causó en Lucifer el vestido resplandeciente que le cubría? Ezequiel 28:13, 17.
“En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisolito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.”

Esa “cubierta” o vestido que tenía, era altamente atractivo; pero fue parte de su debilidad, tan pronto como su corazón abrigó el pecado.

9. ¿Cuáles son algunos de los artículos de vestir que a Dios no le gustan en una mujer cristiana? 1 Timoteo 2:9-11.
“Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad. La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.”

10. ¿De qué materiales será hecha la santa ciudad? Apocalipsis 21:18-21.
“El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio; y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda; el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista. Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.”

Dios está construyendo una ciudad completa, para nosotros, de esa clase de material que es prohibitivo. Es evidente que no hay valores intrínsecos, de mal o de pecado, en los materiales de los cuales se componen las joyas y artículos que usamos que Dios nos prohíbe. Y si ese fuera el caso, podríamos cambiarlo todo por artículos de plástico y piedras sintéticas, y de esa manera resolveríamos el problema. Es el uso que les damos a estos materiales, para ornamentos o para la “apariencia”, lo que hace que sean dañinos para nosotros, espiritualmente hablando.

Estos artículos de ornamento no eran dañinos para Lucifer espiritualmente, hasta que no adquirió la naturaleza de pecado. Entonces fue cuando llegaron a ser su debilidad. Y todos tenemos la misma naturaleza pecaminosa, y debemos luchar para mantenerla bajo control, por la gracia de Dios. No necesitamos ninguna tentación adicional, para fomentar nuestro orgullo, y nuestra suficiencia propia. Esa es la razón por la cual Dios quiere que eliminemos estos ornamentos de oro y de plata, y de piedras preciosas en nuestro vestir.

11. ¿Qué demandó Dios, específicamente, que hiciera su pueblo, después de haberlo ofendido con su gran pecado? Éxodo 33:16.
“¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra?”

12. Antes de presentarse a Dios, ¿cuales artículos confiscó Jacob a su familia? Génesis 35:4.
“Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina, que estaba junto a Siquem.”

13. ¿Cuáles eran algunas de las cosas, que hacían los hijos de Dios de la iglesia del Antiguo Testamento, que le disgustaron? Isaías 3:16-24 .
“Asimismo dice Jehová: Por cuanto las hijas de Sión se ensoberbecen, y andan con cuello erguido y con ojos desvergonzados; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies; por tanto, el Señor raerá la cabeza de las hijas de Sión, y Jehová descubrirá sus vergüenzas. Aquel día quitará el Señor el atavío del calzado, las redecillas, las lunetas, los collares, los pendientes y los brazaletes, las cofias, los atavíos de las piernas, los partidores del pelo, los pomitos de olor y los zarcillos, los anillos, y los joyeles de las narices, las ropas de gala, los mantoncillos, los velos, las bolsas, los espejos, el lino fino, las gasas y los tocados. Y en lugar de los perfumes aromáticos vendrá hediondez; y cuerda en lugar de cinturón, y cabeza rapada en lugar de la compostura del cabello; en lugar de ropa de gala ceñimiento de cilicio, y quemadura en vez de hermosura.”

14. ¿Cómo llamo Dios a todos estos atavíos que usaban las hijas de Sión? Isaías 4:4.
“Cuando el Señor lavare las inmundicias de las hijas de Sión, y limpiare las sangres de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de ardimiento.”

JESÚS Y SUS VESTIDOS

15. ¿Qué hizo Jesús, con la ropa que tenía, cuando resucitó? Juan 20:3-7.
“Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.”

Es interesante ver qué cuidado tomó Jesús con su ropa, aun en una ocasión tan excitante como en el tiempo de la mañana de la resurrección. Él no la tiró descuidadamente en un montón en el rincón, sino que dobló cuidadosamente cada pieza por separado, y las colocó delicadamente. Jesús desea que nos vistamos sencillamente, y que no hagamos una obsesión de nuestra ropa. A Dios tampoco le agrada que andemos desorganizados y andrajosos.

16. ¿Cómo estaba Jesús vestido, cuando Juan lo vio en visión? Apocalipsis 1:13.
“En medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.”

17 ¿Cómo le apareció Jesús a Daniel, cuando le apareció en una visión similar? Daniel 10:5, 6.
“Y alcé mis ojos y miré, y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud.”

18. ¿Que nos dice Jesús que debe preocuparnos, más que la ropa que usamos? Mateo 6:28-33.
“Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

——–

Estudio anterior: Lección 22: El estado de la vida.

Siguiente estudio: Lección 24: La última invitación de Amor de Jesús.

Volver al índice.

——–

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.