Estudios Biblicos

23, septiembre 2008

LECCIÓN 16: COMO COMENZAR DE NUEVO EN LA VIDA

Filed under: apocalipsis,Bautismo — ptorresm @ 3:29 pm


INTRODUCCIÓN

¡El Árbol de la Vida es una creación especial. Está envuelto en un maravilloso y misterioso aire sobrenatural! Cada vez que leemos en el Apocalipsis, la mente se detiene diligentemente en curiosas meditaciones. Su fruto es diferente todos los meses, posee una virtud sobrenatural. Y aun las hojas que lo cubren son sobrenaturales. Al comer de él se perpetuará la vida por largo tiempo, por la eternidad. ¡Se nos enseñan lecciones vitales al pie de este árbol! El hombre depende enteramente de Dios para la vida, sin embargo Dios siempre nos ha dado algo que hacer para recibirla. Y ese algo siempre ha requerido alguna cosa muy simple y sencilla de hacer. La vida eterna para Adán y Eva no les venía automáticamente, ellos tenían que venir mensualmente hasta el Árbol de la Vida, y comer de él. Estos son principios que están siempre presentes en la historia del trato de Dios para con el hombre. Cuando Dios se propuso destruir la tierra con un diluvio, el simple acto de caminar y entrar al arca de Noé, era un requisito para la salvación.

Cuando Dios envió la muerte a Egipto, de la única manera que los primogénitos podrían librarse de la destrucción, era tomando un poco de sangre y poniendo con ella una marca sobre el dintel de la casa, ¡simple, pero imperativo! Igualmente, el Señor nos da mandamientos que hoy son necesariamente importantes. El dice “levántate, y bautízate, y lava tus pecados”. Hechos 22:16. La ceremonia del bautismo, y la ceremonia de comer una fruta del Árbol de la Vida cada mes, tienen más en común, de lo que algunos cristianos se dan cuenta. Demos una mirada a este asunto.

LA VIDA EN UN ÁRBOL NO COMÚN

1.¿Cuál será el árbol que dominará la calle principal de la Nueva Jerusalén? Apocalipsis 22:1, 2.
“Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.”

2. ¿Dónde fue colocado este árbol originalmente? Génesis 2:9.
“Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

3. ¿Qué le sucede a la persona que come de este árbol? Génesis 3:2-4.
“Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis”.

El comer de este árbol provee energía y vida, por más tiempo de la que proviene de la comida regular u ordinaria.

4. ¿Qué otra clase de alimento también proveyó Dios al hombre? Génesis 1:27-29.
“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.”

Esta es la lista de la dieta normal para el hombre. Con todo este alimento disponible constantemente, pareciera que no era necesario que Dios tuviera que crear este árbol especial. Además de poder escoger entre esta comida regular, al hombre le fue requerido comer, por lo menos una vez al mes, del Árbol de la Vida. Para, de esta manera, recordarle que la vida del hombre fluye de Dios.

5. ¿Qué dos ocasiones están programadas para reunirnos regularmente en la nueva tierra? Isaías 66:22, 23.
“Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová.”

La razón de reunirnos todos los sábados, semanalmente, está clara. Pero no se menciona ninguna razón específica para la reunión mensual. De cualquier manera es interesante notar, que el tiempo coincide exactamente con la aparición de la nueva fruta del Árbol de la Vida cada mes.

Por ello es muy posible, que el propósito de esta reunión particular, sea una ceremonia que tenga que ver con el comer del Árbol de la Vida.

HAY VIDA EN EL AGUA DE UNA FUENTE

6. ¿Qué acto ceremonial se requiere que el hombre haga, si quiere recibir un día la vida eterna? Marcos 16:15, 16.
“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.”

Nosotros no tenemos el Árbol de la Vida a nuestra disposición hoy en día, pero lo volveremos a tener algún día. Y entretanto ese día llega, Dios nos ha dado un sustituto en otro acto ceremonial, que requiere al hombre que cumpla, si éste quiere vivir para siempre. En el tiempo del Antiguo Testamento era requerida la ceremonia de sacrificar un cordero. Yen el tiempo del Nuevo Testamento, se requiere la ceremonia de ser sumergidos en una fuente de agua, referida en la Biblia como el “bautismo.”

7. ¿Qué nos sucede cuando somos bautizados? Gálatas 3:27.
“Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.”

8. ¿Qué recibimos, automáticamente, cuando recibimos a Cristo? 1 Juan 5:11, 12.
“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.”

Vemos que, para nosotros, el bautismo hace exactamente lo mismo que se intentaba hacer al comer del Árbol de la Vida: nos da el don de la vida eterna, que viene de Dios. Así que el bautismo es imperativo para nosotros ahora, como era imperativo para Adán y Eva, en el tiempo pasado, comer del Árbol de la Vida.

9. Si rehusamos obedecer a Dios en ser nacidos del agua,” ¿qué nos dice que es imposible entonces? Juan 3:5.
“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

10. Cuando Pedro rehusó permitir a Cristo que lavase sus pies, ¿qué le dijo Jesús que sería el resultado? Juan 13:8.
“Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.”

Pedro pensó que lavarse los pies era una humillación innecesaria. Pero no era así en la mente de Jesús. Jesús solamente amonestó a Pedro, diciéndole que si rehusaba obedecer esta sencilla ceremonia que él acababa de establecer, ¡al Señor no le quedaba ningún otro recurso sino cancelar su vida eterna! Debemos tomar siempre con seriedad los mandamientos de Cristo. Nada es sin importancia o innecesario, a pesar de lo que nos parezca en nuestro finito juicio.

11. ¿Qué mandó Jesús que se hiciera a la gente, después que se le enseñara la verdad? Mateo 28:19 .
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

12. ¿Qué hizo Jesús personalmente, para mostrar la importancia que tiene el bautismo? Mateo 3:13-15.
“Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.”

Todo mandamiento de Dios que no estaba expresado claramente en el Antiguo Testamento, Jesús hizo un esfuerzo especial para aclararlo, de manera que no nos quedara ninguna duda. El bautismo, el lavamiento de los pies, y el servicio de comunión, eran una obligación para los que se quisieran unir de nuevo con Cristo. Él personalmente participó en estas tres ceremonias, o ritos, para darnos ejemplo.

En realidad, Jesús tomó un gran riesgo cuando decidió mostrarnos, con su propio bautismo, cómo quiere que seamos bautizados. Él personalmente no necesitaba el bautismo, porque no tenía pecados que necesitasen ser lavados. La gente podría haber malentendido esto, y concluir que había pecados secretos en la vida de Jesús. Pero él se tomó ese riesgo, porque era una ceremonia de vital importancia para los que habían de creer en él. Y su ejemplo es tan claro como el cristal.

13. ¿Cuántas clases de bautismos hay? Efesios 4:5.
“Un Señor, una fe, un bautismo.”

Nosotros no tenemos opción para escoger en este asunto. Sin embargo, a pesar de esto, encontramos que en el mundo cristiano hoy, se ofrece una gran variedad de formas de bautismo: echar un chorro de agua, aspersión, el de la imposición de manos, e inmersión. El método que nos muestra la Palabra de Dios que es el correcto, está claramente que es el de inmersión.

14. ¿A qué lugar llevó Felipe al etíope para bautizarlo? Hechos 8:38.
“Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.”

Muchos se sorprenden, cuando descubren que la costumbre popular de aspersión, no es un bautismo. La palabra “bautismo” significa sepultar debajo del agua, un significado que no puede cumplirse con sencillamente esparcir unas gotas de agua sobre la cabeza. La práctica del sustituto de la aspersión a una persona, en vez del bautismo, se introdujo en la iglesia como una costumbre en el Siglo XII d.C. Esto es, desafortunadamente, otra ilustración de cómo el hombre ha venido alterando y cambiando la Palabra de Dios con sus tradiciones, arruinando el verdadero significado de este acto. Y, trágicamente, todo esto ha puesto en peligro la vida eterna del hombre.

15. ¿Cuál es un requisito vital, de nuestra parte, antes que el bautismo pueda ser administrado? Hechos 8:36-37.
“Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.”

16. ¿Qué otra cosa es requerida antes del bautismo? Hechos 2:38.
“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

17. ¿Qué dijo Jesús que debemos estar dispuestos a hacer, si queremos ser bautizados? Mateo 28:19, 20.
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Ninguno de los requerimientos arriba mencionados, como creer, hacer decisiones, arrepentirse, y obedecer la Palabra de Dios, están dentro de las posibilidades del entendimiento de un infante. Por estas razones los recién nacidos no cualifican para el bautismo. Cuando somos mayores para cumplir estos requerimientos, entonces estamos con edad suficiente para hacer la decisión de ser bautizados.

18. ¿Qué hizo el apóstol Pablo con un grupo, después de haberles enseñado nuevas e importantes verdades? Hechos 19:1-5.
“Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.”

19. ¿Qué tres experiencias que experimentó Jesús, nos proyectan el bautismo? Romanos 6:3-5.
“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección”.

Seamos cuidadosos, en demostrar completamente estos tres actos importantes, en la vida de Cristo, en nuestro bautismo. ¡Nuestra vida eterna depende de estas tres cosas!

——–

Estudio anterior: Lección 15: La pura verdad acerca de la muerte.

Siguiente estudio: Lección 17: El Juicio de los Siglos.

Volver al índice.

——–

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

1, julio 2008

Lección 17: Lo que la Biblia enseña acerca del Bautismo

Filed under: Bautismo — ptorresm @ 11:08 am

EL VERDADERO BAUTISMO

1. ¿Quién mandó bautizar? Mateo 28:18‑20
__________________________________________________
2.­ ¿Cuál es la forma correcta de bautizar? Mateo 3:13‑16
__________________________________________________
3.­ ¿Es indispensable el bautismo para salvarse? Marcos 16:16
__________________________________________________

MARAVILLOSOS RESULTADOS DEL BAUTISMO

4. ¿Qué dos maravillosas bendiciones se reciben con el bautismo? Hechos 2:38
__________________________________________________
5.­ ¿A qué institución divina se unen los bautizados? Hechos 2:41,42,47
__________________________________________________
6.­ ¿Qué gloriosa experiencia obtiene el bautizado? Romanos 6:4
__________________________________________________

¿QUE DEBO HACER?

1.‑ Creer en el Señor Jesús Hechos 8:37
2.‑ Abandonar el pecado Romanos 6:1 1‑13
3.‑ Pedir el santo bautismo Hechos 8:35‑38
4.‑ Responder prestamente al llamado de Dios Hebreos 3:15

MI RESOLUCION

Creo en el santo bautismo por inmersión. Deseo ser bautizado siguiendo el ejemplo de nuestro Señor Jesús.

Firma:____________________________________________________
Acepto
Fecha:____________ Instructor:____________________Calificación:____________

ESTUDIO ADICIONAL • Lección 17

¿QUE ES EL BAUTISMO?

La palabra bautismo viene de un vocablo griego que significa “hundir” “sumergir”. El bautismo es símbolo de la muerte a una vida de incredulidad, y del nacimiento a una nueva experiencia en Cristo. Es un recordatorio de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo (Romanos 6:3,4). Nuestro Señor Jesús, aunque no necesitaba bautizarse lo hizo para dejarnos un ejemplo (Juan 13:15). Somos bautizados por indicación expresa de Jesús y en nombre de la Santísima Trinidad (Mateo 28:19).

¿QUIEN PUEDE SER BAUTIZADO?

Todo aquel que cumpla las condiciones requeridas. Entre esas condiciones se destacan: Creer en el Señor Jesús (Hechos 8:36‑38). Arrepentirse de todos los pecados (Hechos 2:38). Confesar los pecados (Prov 28:13). Conocer la doctrina (Mat.28: 20). Practicar la doctrina (Mat. 7:21). Pedir el santo bautismo (Hechos 8:36).

Aplicando estas condiciones es claro que no puede ser bautizado un niño pequeño. Pero puede hacerlo un menor que comprenda la doctrina. Si hemos sido bautizados sin nuestro consentimiento, sin una comprensión cabal de toda la verdad, en una forma indebida o bien si nos hemos apartado de la verdad, la Biblia autoriza efectuar un nuevo bautismo (Hechos 19:1‑5).

FORMAS DE BAUTISMO

De acuerdo con el significado de la palabra con la costumbre de Jesús y los apóstoles, y con su simbolismo, el bautismo debe ser por inmersión, es decir, cubriendo enteramente a la persona con agua. Jesús “subió del agua” (Mat. 3:16). Juan bautizaba “donde había muchas aguas” (Juan 3:23). “Descendieron ambos al agua” (Hechos 8:38). Sólo hay un bautismo verdadero (Efe. 4:5).
Dice el cardenal James Gibbons: “Por algunos siglos, después del establecimiento del cristianismo, el bautismo fue conferido ordinariamente por inmersión, pero desde el siglo Xll ha prevalecido en la Iglesia Católica la práctica de bautizar por infusión…” (La fe de nuestros padres, pág. 256). El sacerdote Juan Straubinger, comentando un versículo acerca del bautismo, dice: “Se refiere al bautismo de los primeros cristianos, los cuales se bautizaban sumergiéndose completamente en el agua. Así como Cristo fue sepultado en la muerte, nosotros somos sepultados en el agua del bautismo”, (Nuevo Testamento, pág. 614).

RESULTADO DEL BAUTISMO

Cuando este rito se efectúa con sinceridad, es un testimonio público de la renuncia a la vida pecaminosa pasada y del nacimiento a una nueva vida en Cristo. Se promete el perdón de los pecados pasados y una medida abundante del Espíritu Santo (Hechos 2:38). Además el bautizado llega a tener una nueva relación con Cristo (Gálatas 3: 27). Ingresa como miembro en la iglesia de Cristo (Hechos 2:41).

DESPUES DEL BAUTISMO

En la tumba liquida ha quedado sepultada la vida pasada. Ahora comienza una nueva vida (Rom. 6:4). En adelante, la forma de vivir debe cambiar completamente (Efesios 4:22‑24). Normalmente no debería haber más pecado (1 Juan 3:9). Ahora hay que cuidarse del mal, confiar en Dios y el maligno no lo tocará (1 Juan 5:18).

Comienza la gran obra de la santificación (Romanos 6:22). Esta consiste en un perfeccionamiento constante de nuestro carácter. Dicha tarea dura toda la vida. No debe haber estancamientos ni retrocesos (Proverbios 4:18).

El secreto de la santificación consiste en una perfecta unión con nuestro Señor Jesús (Juan 15:4,5). Sin El nada podemos hacer, con El todo es posible (Filip. 4:13). Habrá una lucha constante con el “viejo hombre”, a quien debemos “crucificar”, y permitir que Cristo viva en nosotros (Gál. 2:20). No debemos desmayar jamás, sino perseverar hasta el fin (Mateo 24:13).

——–

Estudio anterior: 16. Lo que la Biblia enseña acerca de las Normas Cristianas.

Siguiente lección: 18. Lo que la Biblia enseña acerca del Plan de Dios para el sostén de la Iglesia.

Volver al índice.

——–

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

9, junio 2007

Entrégate a Jesús

Filed under: Bautismo,conversion — ptorresm @ 8:11 pm


Buenas Nuevas de Jesús, con amor
Guía de estudio nº 21

Entrégate a Jesús

La Biblia enseña claramente que es solamente por la fe como somos salvos. Hacer esto o aquello nunca puede ganar nuestra salvación, que es el don gratuito de Dios en Cristo. Habiendo comprendido eso, a algunos les sorprende la necesidad del bautismo. Dado que somos salvos por la fe, ¿por qué es tan importante una “obra” como el bautismo? ¿Privará el Señor de su Reino a una persona arrepentida, por no haberse sometido al bautismo?
¿Podría el bautismo ser meramente la reliquia caduca de un pasado de superstición? ¿Acaso interpretando la enseñanza de Jesús de una forma más actual podría resultar que el bautismo fuera algo innecesario?

¿Estamos autorizados a inventar un nuevo método de bautismo opuesto a la enseñanza bíblica de la inmersión o “entierro” en el agua? ¿Es la aspersión de agua un sustituto válido?
¿Es necesario bautizarse una segunda vez, tras haber sido rociado poco tiempo después de nacer, sin mediar fe, confesión ni arrepentimiento por nuestra parte? ¿Por qué sucede que muchas personas que fueron “bautizadas” no llegaron nunca a ser buenos cristianos? ¿Cuál es la esencia y realidad en la enseñanza de Jesús sobre el bautismo? ¿Por qué lo ordenó? ¿Qué gran lección encierra? ¿Qué cambio efectúa el bautismo? Quizá nunca hayas sido realmente bautizado, y desees saber sobre la importancia del auténtico bautismo.

1. Descubre los orígenes de la practica del bautismo. ¿Cuál era el problema de los seguidores de Juan Bautista? Mateo 3:1-6
TU RESPUESTA:
____________________________________________.

Nota: Los que acudían a Juan comprendían que el pecado es una enfermedad con profundas raíces. Se trataba de personas sinceras, dispuestas a confesar su necesidad de perdón.

2. Examina el mensaje de Juan Bautista en Mateo 3:7-12, y encuentra las siguientes respuestas:
(a) ¿Cuál era la gran necesidad de aquellas personas? (vers. 8)
RESPUESTA: “Producid, pues, frutos dignos de ________________.”

(b) ¿Dónde aplica Dios el remedio a nuestro problema del pecado? (vers. 10)
RESPUESTA:
“El hacha ya está puesta a ___ _____ de los árboles…”

(c) ¿Qué dos clases de bautismo se mencionan? (vers. 11)
RESPUESTA: “Yo… os bautizo en agua para _________________, pero… él os bautizará en __________ _______ y fuego.”

3. ¿Por qué crees que el inmaculado Jesús se sometió al bautismo? ¿Acaso el bautismo no significa confesión y arrepentimiento de pecados? Mat. 3:13-15
RESPUESTA:
“Jesús le respondió: Permítelo ahora, porque así conviene que cumplamos _____ _________.”

Nota: Es cierto que Jesús no cometió pecado alguno (1 Pedro 2:21-23). Pero el Impecable se unió a nosotros, los pecadores, porque nos amó y vino a tomar nuestro lugar. Todos merecemos la cruz que él llevó en lugar nuestro. Él se puso en nuestro lugar, se identificó con nosotros como nuestro representante, y sintió como nosotros sentimos, en razón de nuestra carga de pecados (1 Pedro 2:24). ¿Te has sentido indigno, sucio, culpable, por tu pecado? Así se sintió Jesús al llevar tu pecado sobre sí. Él conoce cómo te sientes, pues llevó, no sólo tu pecado, sino el de todo el mundo. Tal es la razón por la que era de “toda justicia” que Jesús se sometiera al bautismo. Leemos en Isaías 53:6, que “Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.”

4. ¿Qué feliz experiencia tuvo Jesús, tras ser bautizado? Mat. 3:16 y 17
RESPUESTA:
“Se oyó una voz de los cielos que decía: ‘Este es ___ _____ _______, en quien ______ _____________.”

Nota: Es el privilegio de cada uno que sigue los mismos pasos, sentir su identificación con Jesús, y saberse adoptado por el Padre, en Cristo, como hijo amado.

5. ¿Qué tres pasos van ligados al bautismo?
RESPUESTA:
(1) Marcos 16:15 y 16: __________________________________.
(2) Hechos 2:37 y 38: __________________________________.
(3) Mateo 28:19 y 20: __________________________________.

Nota: “Creer” significa apreciar el sacrificio que Jesús hizo por nosotros (Romanos 10:10; Gálatas 5:6). Fe es el sustantivo de la acción de creer, y consiste en la respuesta del corazón que aprecia el amor de Dios. Una respuesta tal, trae una vida nueva al alma. Te hace exclamar: “¿Qué es el pecado, para que haya exigido tal sacrificio por la redención de su víctima? ¿Fueron necesarios todo este amor, todo este sufrimiento, toda esta humillación, para que no pereciéramos, sino que tuviésemos vida eterna?” (El Camino a Cristo, p. 27)

Esa es fe auténticamente bíblica, que conduce a uno directamente al segundo paso: el arrepentimiento. Aprendemos a odiar al pecado. Rechazamos el pecado porque no queremos añadir sufrimientos a Cristo. Eso es verdadero arrepentimiento, y es un don de Dios (Hechos 5:31). Lleva directamente al tercer paso: la obediencia. Cuando uno da la bienvenida al Espíritu Santo en el corazón, se vuelve la cosa más natural del mundo el obedecer a todos los mandamientos de Dios. El Espíritu Santo escribe la ley de Dios en el corazón, y encontramos placer en obedecerle.

6. Si uno rehúsa humillar su corazón, y creer, ¿qué es lo único que le espera? Marcos 16:16; Juan 3:16-20
RESPUESTA: “…pero el que no crea, _____ ___________.”; “…el que no cree ya ha sido ___________, porque no ha creído en el nombre del Unigénito Hijo de Dios.”

7. ¿Cuál te parece el método correcto de practicar el bautismo? Mateo 3:6; Juan 3:23; Hechos 8:36-39
RESPUESTA: ( ) se asperjado, o rociado; o ( ) ser “enterrado” en el agua.

8. ¿Qué profundo significado tiene el bautismo? Romanos 6:3 y 4
RESPUESTA:
“¿O no sabéis que todos los que hemos sido _____________ en Cristo Jesús, hemos sido _____________ en su muerte?, porque somos _____________ juntamente con él para ________ por el __________, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos, por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en ______ _______.”

9. ¿Qué especial significado tiene aquí la “muerte”? ¿Cómo compartimos la muerte de Cristo? Romanos 6:5-7
RESPUESTA: “…sabiendo esto, que nuestro ______ _______ fue _____________ juntamente con él, para que el cuerpo del pecado ____ __________, a fin de que no sirvamos más al pecado…”

Nota: ¡Ese es el secreto! El viejo “yo” pecaminoso no debe ser mejorado o castigado, sino que debe aceptar personalmente su muerte en Cristo, y ser enterrado, de forma que nadie vuelva a verlo más. Ese es el motivo por el que sólo el bautismo por inmersión puede ser un símbolo apropiado del entierro del yo egoísta y orgulloso, del “viejo hombre”. Nadie puede vivir con Cristo, a menos que haya muerto antes con él. Así es como se destruye el poder del yo pecaminoso. En eso consiste poner el hacha a la raíz del árbol. Permitir que el “yo” muera con Cristo es lo mismo que entregarnos o someternos a Cristo, negar nuestra voluntad porque elegimos que sea hecha la suya (lee Mateo 26:39 y Juan 6:38).

10. ¿Significa eso que somos ya perfectos, tras el bautismo? Filipenses 3:12-14
RESPUESTA:
“…una cosa hago: olvidando ciertamente lo ______ ______, y extendiéndome a lo que está _________, prosigo a la _____, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

11. ¿Cuál es la nueva vida que Dios trae al alma de todo recién bautizado? 1 Ped. 2:1 y 2
RESPUESTA: “Desechad, pues, toda ________, todo ________, ____________, _________ y toda ______________, y desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.”

12: ¿Qué es necesario para que se produzca lo anterior? 1 Pedro 2:3
RESPUESTA:
“Ya que habéis gustado ___ ________ ____ _______.”

13. ¿Puede un segundo bautismo, en ocasiones, ser lo apropiado? Hechos 19:1-5
TU RESPUESTA:
_____________.

Nota: El ladrón arrepentido, crucificado al lado de Cristo, no pudo ser bautizado; sin embargo el Señor le dio seguridad de que estaría en el Paraíso. Pero cuando existe la oportunidad, es necesario el bautismo (Juan 3:3-5).

“’De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.’ Nicodemo sabía que Cristo se refería aquí al agua del bautismo y a la renovación del corazón por el Espíritu de Dios. Estaba convencido de que se hallaba en presencia de Aquel cuya venida había predicho Juan el Bautista.

Jesús continuó diciendo: ‘Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.’ Por naturaleza, el corazón es malo, y ‘¿quién hará limpio de inmundo? Nadie’ (Job 14:4). Ningún invento humano puede hallar un remedio para el alma pecaminosa. ‘La intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede’ (Romanos 8:7). ‘Del corazón salen los malos pensamientos, muertes, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias’ (Mateo 15:19). La fuente del corazón debe ser purificada antes que los raudales puedan ser puros. El que está tratando de alcanzar el cielo por sus propias obras observando la ley, está intentando lo imposible. No hay seguridad para el que tenga sólo una religión legal, sólo una forma de la piedad. La vida del cristiano no es una modificación o mejora de la antigua, sino una transformación de la naturaleza. Se produce una muerte al yo y al pecado, y una vida enteramente nueva. Este cambio puede ser efectuado únicamente por la obra eficaz del Espíritu Santo.” (El Deseado de todas las gentes, p. 143)

“Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” 1 Pedro 5:7

“Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17

“No se haga mi voluntad, sino la tuya” Lucas 22:42

“Dios dio a los hombres el poder de elegir; a ellos les toca ejercitarlo. No podéis cambiar vuestro corazón, ni dar por vosotros mismos los afectos a Dios; pero podéis escoger servirle. Podéis darle vuestra voluntad, para que él obre en vosotros tanto el querer como el hacer, según su voluntad” (El Camino a Cristo, p. 47 y 48)

—————-

Siguiente estudio: 22: Administrar lo que Dios nos presta.

Volver al Indice.

————-

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

1, abril 2007

Lección 25: El Bautismo

Filed under: Bautismo,Santa Cena — ptorresm @ 9:19 pm


Hay algo en la naturaleza humana que disfruta de una ceremonia, que aprecia que las ideas se expresen con símbolos. Las naciones tienen banderas para simbolizar sus ideales, autoridad y lealtades. Un oso, un león, un águila, o un dragón pueden representar el poder nacional.

Dios, también, ha empleado ceremonias útiles y símbolos para ayudarnos en nuestra relación con Él. Israel tenía muchas, muchas ceremonias y ordenanzas, pero desafortunadamente, llegaron a depender de esos rituales como si la ceremonia fuese la suma y la sustancia de la religión misma. Las ceremonias del Nuevo Testamento ordenadas por Jesús son muy pocas, el bautismo y la santa cena (o comunión). El bautismo implica algo más que llegar a ser el miembro de una iglesia. Implica levantarse y ser contado para Cristo, tal y como Cristo fue levantado y contado como pecador en nuestro favor, para que podamos ser contados como justos. El bautismo declara públicamente en qué bando hemos depositado nuestra lealtad.

Alguien lo ilustró de este modo: Digamos que un número de estudiantes en su clase le tienen manía a Juan. Usted es uno de ellos. Durante meses le ha hecho la vida miserable a este muchacho. No está seguro de por qué le disgusta Juan. Quizás sea por la forma de vestir, nunca a la última. O quizás porque no se ríe de los chistes obscenos. O porque tiene altas calificaciones, por encima de cualquiera de la clase. Juan es invariablemente cortés con el profesor. Simplemente se ríe cuando es el motivo de una broma. Es “cuadrado”. Es un “independiente”.

Se lo encuentra una tarde en una tienda, y se da cuenta de que trabaja allí para ayudar a su madre viuda y a tres hermanos pequeños. Entonces, una tarde después de clase le ayuda a resolver un problema de geometría que le tenía trabado. Descubre que es un chico dolorosamente tímido, lo cual le explica por qué algunos pensaron que era un “independiente”. Durante varios meses aprende que simplemente no es la persona que había pensado que era.

Un día, en la entrada, se junta con un grupo y descubre que están tramando una para empujar a Juan. Con un corazón dolido se da cuenta de lo dolorosa que va a ser esa experiencia una vez que conoce realmente al muchacho tal y como es.

De repente se encuentra en medio del círculo, una voz temblorosa (¿puede ser la suya?) dice: “No contéis conmigo amigos, he conocido a Juan y le hemos juzgado realmente mal. Estoy avergonzado de la parte que he jugado al herirle, y de ahora en adelante, si hay que contar en qué bando se está, contad que estoy en el de Juan”, se explica con un poco de dificultad. Entonces, en el silencio, echa un vistazo alrededor. ¿Cómo reaccionarán? ¿Está “fuera” del grupo? Cualquiera que sea el veredicto, sabe que ha hecho lo correcto. Quizás le suden las manos, pero siente una paz dentro. Ha permanecido en pie para ser contado con su “amigo”.

Una persona que se enfrenta a un reto y lo pasa, se suele decir que ha pasado un “bautismo de fuego”. Ahora ha pasado usted por el suyo, por Juan. Se enfrentó a su cobardía y otras facetas de su persona, y las venció. Ha llegado a ser, en cierto modo, diferente por dentro. Mostró su verdadero “yo” a sus amigos. Y cualquiera que fuese la reacción, desde ese día en adelante, usted es una persona diferente. Se siente en paz con los sentimientos que Dios le ha puesto en el corazón.

Hoy estudiaremos las dos ceremonias del Nuevo Testamento, el bautismo y la santa cena, y la correcta preparación para cada una. Es mi deseo que le ayude más que nunca, a encontrar el gozo de conocer a Jesús como su Señor y Salvador.

LECCIÓN 25: EL BAUTISMO

Lectura bíblica: Juan 13:1-17; 1ª Corintios 11:23-29

Cuando el Salvador llamó a los discípulos a su servicio, la invitación fue: “Sígueme”. Pedro, Andrés, Santiago y Juan en los puertos de Galilea, Mateo en el puesto de cobro de impuestos, al joven gobernante rico que buscó el camino de la vida eterna, les dio la misma invitación: “Sígueme”. Y a todo aquel, en todas las épocas, que se ha vuelto a Él en búsqueda de luz, consuelo y salvación, Jesús le dice: “Si alguno me sirve, sígame” (Juan 12:26). No tenemos que dudar jamás en aceptar su invitación, porque Él personalmente ha dado todo paso en el camino en pos de nosotros.

1. EL EJEMPLO DEL BAUTISMO DE JESUS.

Las noticias del profeta del desierto se difundieron como fuego por toda Galilea y Judea, hasta el pueblo más pequeño. En esas arenas ardientes (el suelo de su iglesia), y en el fangoso río Jordán (su batisterio), se pudo oír al gran profeta proclamando: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”. Y un día, mientras Juan el Bautista estaba bautizando, un joven hombre alto y fuerte, bajó hasta el borde del agua. Todos los ojos se fijaron en Él, y sin titubeos, se metió en el agua para ser bautizado.

1. ¿Por qué se bautizó Jesús? Mateo 3:13-15
____________________________________

Cristo no pecó, aún así se identificó con los pecadores, dando los pasos que vamos a dar nosotros mientras le seguimos. Para “cumplir toda justicia” es dar un ejemplo de lo que se debe hacer correctamente.

2. ¿Por qué es necesario el bautismo para los seguidores de Cristo? Juan 3:5
_______________________________________

Nuestro primer nacimiento es cuando llegamos a este mundo. El plan de Dios para proveer un camino para que el hombre pueda escapar de la servidumbre de Satanás, se centra en la oferta de adoptar a todo aquel que desee entrar en la familia de Dios. Esto se llama “nacer de nuevo”, sólo en este momento se produce el bautismo espiritual. Mientras Cristo se arrodillaba en la arena a orillas del Jordán, el Espíritu Santo descendió en forma de paloma sobre Jesús, y una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:16, 17).Todo el que toma ese paso, está de igual modo seguro de recibir la misma bendición del cielo: “Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia”.

3. Antes de la ascensión, ¿qué instrucciones dio Jesús a sus discípulos? Mateo 28:19
________________________________________

Al ser bautizados pasamos a ser parte de la familia de Dios, somos adoptados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para llevar de ese momento en adelante el real nombre Cristiano.

2. BAUTISMO, CONFESIÓN Y CONMEMORACIÓN.

1. ¿Qué quiere Cristo que hagamos por Él? Mateo 10:32
____________________________________

Al igual que la ceremonia de boda declara públicamente que dos personas han pactado unirse en matrimonio, el bautismo confirma abiertamente nuestra decisión de unirnos a Cristo.

2. ¿Con qué figura literaria describe Pablo el bautismo? Gálatas 3:27
“Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo os habéis ______________”.

3. Cuando se le pidió a Jesús que hiciese un milagro para demostrar su divinidad, ¿Qué fue lo que dijo? Juan 2:18-22
________________________________________

Si alguien tuviese que meter en una cápsula la gran diferencia entre el cristianismo y el resto de religiones, no podría hacer nada mejor que apuntar hacia la muerte, sepultura y resurrección del Dios-hombre, Jesucristo. Los sepulcros guardan a los fundadores de toda otra gran religión. Sólo el cristianismo puede señalar a una tumba vacía.

4. ¿Qué tres cosas comprende el corazón del Evangelio? 1ª Corintios 15:1-4
La ____________, la ________________ y la ________________ de Cristo.

5. ¿Qué tres experiencias de Jesús conmemora el bautismo? Romanos 6:3-6
La ____________, ____________________ y ________________.

Cuando una persona entra en el agua y contiene la respiración, simboliza la muerte; cuando es sumergido en el agua, simboliza la sepultura; y saliendo del agua se simboliza la resurrección. ¡Qué bonita conmemoración de la muerte, sepultura y resurrección de nuestro Señor! La vieja vida de pecado es sepultada, porque ahora está muerta, y ha comenzado una nueva vida en Cristo.

¿Puede la aspersión, o el verter agua, simbolizar una muerte, sepultura y resurrección en miniatura? ¡De ninguna manera! Sólo la inmersión cumple este bello concepto.

3. EL MÉTODO BÍBLICO PARA EL BAUTISMO.

1. ¿Cuántas clases de bautismo sanciona la Biblia? Efesios 4:5
____________________________________

¿Un bautismo? ¿Por qué entonces algunas iglesias vierten agua, otras “salpican”, y otras sumergen al creyente? ¿Cuál es el bautismo bíblico?

La palabra “Bautismo” viene del griego baptizo, “baptizo”, significando “sumergir, hundir”. Los griegos usaban esta palabra para describir la inmersión de la ropa en el tinte. Hoy la palabra se aplica en algunos ritos religiosos como asperjar o verter agua, pero ese no era su significado original. Cada vez que vea en la Biblia la palabra bautizar, recuerde que significa “sumergir, hundir”.

2. ¿Por qué bautizó Juan en Enón? Juan 3:23
____________________________________

No habría necesidad de “muchas aguas” si Juan hubiese asperjado o derramado agua sobre los creyentes.

3. ¿Qué indica que Jesús fue bautizado por inmersión?
Mateo 3:16, 17
“Jesús después que fue bautizado, ____________________ del agua…”

Marcos 1:10
“Y luego, cuando ___________ del agua…”

Jesús fue bautizado en el río Jordán (dentro).

4. ¿Cómo bautizó Felipe al etíope? Hechos 8:36-39
“Y descendieron ambos _____________, … Cuando _______________ del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe”.

Hace algunos años, un viejo jefe indio llegó a una misión fronteriza con el deseo de aprender acerca del cristianismo. Después de hablar con el pastor, éste le dio una Biblia. Algunos meses después el indio volvió y pidió ser bautizado. El pastor le preguntó acerca de su fe en Cristo, y se fue a su oficina a por su copa de plata. El indio echó un vistazo a la copa, y se sacudió la cabeza con vigor: “Yo ser demasiado grande, copa ser demasiado pequeña”, protestó.

“Pero no te tienes que meter dentro de ella”, afirmó el clérigo, intentando explicarle que sólo le iba a asperjar unas pocas gotas de agua. Pero el indio había tenido su Biblia demasiado tiempo: “¡Si eso ser bautismo, tú dar indio libro equivocado!”

Tan tarde como el siglo doce, el método bíblico de bautismo era generalmente practicado. El Cardenal James Gibbon, en La fe de Nuestros Padres, 76ª edición, página 266, escribe:

“Durante siglos después del establecimiento del cristianismo, el bautismo se solía administrar por inmersión, pero a partir del siglo doce, la práctica del bautismo por infusión (verter agua sobre la cabeza) prevaleció en la Iglesia Católica de Roma, mientras que de este modo se ponen menos inconvenientes.”

Casualmente, la Iglesia Ortodoxa griega, aún bautiza por inmersión.

Mientras que John Wesley estuvo en América en 1737, fue probado por un jurado de 34 hombres en una prueba eclesiástica por negarse a bautizar al hijo del señor Parker, a no ser por inmersión. Evidentemente, el padre del metodismo reconoció la inmersión como el verdadero bautismo.

Muchas iglesias de los primeros siglos, excavadas por arqueólogos tienen tanques bautismales, con escaleras para entrar en ellos, en los que los miembros entrantes eran bautizados. Así vemos que, en siglos más tarde, la iglesia perdió “su camino”, asperjaba y hacía otras prácticas sustitutas del bautismo (incluyendo la práctica de bautizar bebés) llegando a ser comunes.

4. PREPARACION PARA EL BAUTISMO.

1. ¿Qué debe preceder al bautismo? Marcos 16:16
____________________________________

2. ¿Qué le dijo Jesús a sus seguidores que hiciesen antes de bautizar a la gente? Mateo 28:19, 20
____________________________________

Cada candidato al bautismo debería entender completamente lo que significa ser un seguidor de Cristo. No es suficiente decir: “Creo en Cristo”, ya que hoy eso puede significar casi cualquier cosa. Antes de que alguien pueda verdaderamente saber si creer o no en Jesús, debe saber también lo que Jesús creyó y enseñó.

3. ¿Qué más es necesario antes del bautismo? Hechos 2:38
____________________________________

Al igual que Jesús murió por el pecado, el hombre debe morir al pecado (Romanos 6:6, 11, 12), y desear una vida para Dios (Versículo 13). Antes de una sepultura, debemos tener una muerte. Antes de que seamos enterrados en el bautismo, morimos a la vieja vida de pecado abandonando viejos hábitos pecaminosos.

Para meditar: ¿Estaría de acuerdo en que estos tres requisitos para el bautismo (creer en Jesús, arrepentimiento por el pecado, y aprender todas las cosas que Cristo enseñó), deja fuera el bautismo de bebés y de niños pequeños?

5. LOS SERVICIOS DE SANTA CENA O COMUNION.

1. ¿Qué otro recordativo nos dejó Jesús de su muerte? 1ª Corintios 11:23-26
________________________________________

Durante 1500 años los seguidores de Dios, a través del sacrificio del cordero pascual, miraban adelante por fe, hacia el sacrificio de un Salvador por sus pecados. El viejo servicio de Pascua conmemoraba la liberación de los israelitas de la esclavitud egipcia; la Santa Cena, la cual instituyó Jesús en la noche de su crucifixión, tiene el fin de mantener fresco en nuestras mentes la gran liberación del pecado que tuvo lugar en el Calvario. Jesús era el verdadero cordero Pascual. Al presentarse a sí mismo como ofrenda por el pecado, puso fin al sistema de tipos y ceremonias que durante 4000 años dirigió la atención de los adoradores a su muerte vicaria.

La levadura y lo fermentado representan el pecado, el pan de Santa Cena y el vino, representando el puro, impecable Cordero de Dios, deben ser sin levadura y sin fermentar.

2. ¿Qué preparación se debe hacer para la Santa Cena? 1ª Corintios 11:28
________________________________________

3. ¿Por qué es importante examinarnos a nosotros mismos antes de participar en la Santa Cena? 1ª Corintios 11:29
____________________________________

Este servicio sagrado lleva nuestro corazón al Calvario. Jesús dijo: “Yo soy el pan de Vida” (Juan 6:35). “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). Al participar de esos símbolos sagrados, le decimos a nuestros prójimos y a nuestro Señor: “Al igual que este pan sin levadura y este vino sin fermentar pasan a formar parte de cada célula de mi cuerpo, del mismo modo propongo en mi corazón beber y comer las palabras de mi Salvador, para que puedan impregnar cada pensamiento y cada palabra y puedan motivar todos mis actos.”

4. ¿Qué otro servicio preparatorio nos dejó nuestro Señor? Juan 13:4-11
____________________________________

El lavamiento de los pies de los discípulos fue sólo un lavamiento ceremonial. Jesús le dijo a Pedro, “Si no te lavare, no tendrás parte conmigo” (vers.8), añadiendo que lavando sus pies, “está todo limpio” (vers. 10). Nada de esto tendría significado a menos que fuese simbólico.

5. ¿Qué mandato dio Jesús seguidamente a esa ceremonia? Vers. 12-17
__________________________________________

Se puede ver en las palabras de Cristo que este servicio es un mandato evangélico tanto como lo es la Santa Cena, que también fue ordenada por Jesús en el mismo momento. Jesús no lavó los pies de los discípulos solamente para hacer una escenificación. Él quería que aprendiesen el espíritu del cielo y que supiesen que ningún servicio que se tenga que hacer está por debajo de la dignidad de Sus seguidores. En este hecho, Jesús elevó cada servicio necesario por bajo que sea, al plano de un ministerio divino.

Cuando alcancemos el cielo, encontraremos al Salvador manifestando el mismo espíritu de servicio que caracterizó su vida en la tierra. Él se “ceñirá… y vendrá a servirles” (Lucas 12:37).

6. ¿Hacia qué apuntan los servicios de Santa Cena? Mateo 26:29
____________________________________

Cada servicio de Santa Cena es un pequeño adelanto de lo que será la cena de bodas del Cordero. ¡Cuánto gozo tendrá Cristo de poder beber una vez más del fruto de la viña con aquellos que ha redimido!

Una historia interesante
El general sirio estaba enfermo, pero pocos lo sabían. La pequeña sirvienta hebrea se dio cuenta de que la esposa del general estaba llorando y preguntó si podía ayudar.

“No, nadie puede ayudar, eso es lo que hay. Tiene la lepra,” dijo la esposa.
“Hay un profeta en mi país que podría sanarle si va a verle”.
“¿Puede sanar a un leproso?”, dijo la señora de Naamán repentinamente interesada.
“Estoy segura de que puede. Incluso resucitó a un niño no hace mucho”, aseguró la esclava.

Naamán quería intentarlo todo. Así que, cargado con regalos y una carta de presentación del rey de Siria, él y su séquito se fueron hacia Israel. Cuando llegaron a la casa de Eliseo, el profeta no se acercó a la puerta, sino que mandó a su siervo afuera con instrucciones para Naamán, diciéndole que se lavase siete veces en el río Jordán.

Naamán estaba furioso. “¡Ridículo!”, gritó. “¡Los ríos de Siria son mejores que este riachuelo fangoso!” Finalmente, de algún modo, sus sirvientes le persuadieron para que continuase con las instrucciones dadas, al fin y al cabo, ¿qué iba a perder? Seis veces se sumergió Naamán en el Jordán. La lepra seguía allí. Pero cuando a la séptima vez salió del agua, ¡ni un solo resto de enfermedad se pudo encontrar!

No habían sustancias sanadoras en el agua de aquel río. Al obedecer cuidadosamente la Palabra de Dios tal y como se lo dijo el profeta Elías, Naamán demostró su fe en el Dios de Israel. Fue Dios quien le limpió y le sanó.

Por el bautismo nuestros pecados son lavados, pero el agua misma no es la que nos limpia. Es la fe en la sangre de Jesús la que trae la salud espiritual y quita la lepra del pecado.

¿Quisiera usted confesar su fe en Jesús por medio del bautismo por inmersión?

————

Siguiente estudio: Lección 26: La gran apostasía histórica.

Volver al índice.

————

Si tiene alguna consulta, contacte a Pr. Pedro Torres.

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.